Pasar al contenido principal
AGENCIAS

Nueva protesta masiva en Hong Kong

Decenas de miles de personas se lanzaron de nuevo a las calles de Hong Kong ayer para solicitar reformas en favor de una ampliación de los mecanismos democráticos de la ciudad y la desestimación definitiva de una polémica propuesta de ley de extradición.

Vestidos en su mayoría con camisetas negras, los manifestantes volvieron a la calle en unas protestas que comenzaron hace siete semanas y que han evolucionado desde la petición original en contra de la citada ley y en pos de mayor democracia en suelo hongkonés.

La ruta autorizada por la Policía hongkonesa limitó a dos kilómetros la ruta solicitada por los organizadores, el Frente Civil de Derechos Humanos, que había pedido un recorrido el doble de largo, aunque varios manifestantes desafiaron a las fuerzas de seguridad y continuaron hasta la comisaría central, las oficinas del Gobierno local y la oficina de enlace con el Gobierno chino en la urbe.

La marcha ocupó Connaught Road Central y Connaught Road West, arterias principales de la ciudad, donde empezaron bloquear el tráfico y construir barricadas. Tras una serie de escaramuzas, la Policía antidisturbios tuvo que utilizar gases lacrimógenos y balas de goma contra la manifestantes enmascarados, en lo que se ha vuelto una costumbre ya al final de estas movilizaciones gigantescas.

Según los organizadores, 430 mil personas marcharon por las calles de la ciudad, en el séptimo fin de semana consecutivo de una protesta que parece no tener fin en este territorio semiautónomo.

El Gobierno de Hong Kong condenó la violencia empleada por los participantes de la marcha.

“Condujo a enfrentamientos y heridos. (…) Esto es absolutamente inaceptable para Hong Kong como sociedad que respeta el Estado de derecho. El Gobierno de la Región Administrativa Especial condena enérgicamente cualquier tipo de violencia y se compromete a tomar en serio las medidas de aplicación de la ley”.

 

ENMASCARADOS ATACAN A GRUPO DE MANIFESTANTES

En un hecho inédito, un grupo de simpatizantes del Gobierno, también enmascarados, algunos blandiendo palos y vestidos de blanco, atacó a manifestantes dentro de una estación de ferrocarril en Hong Kong, golpeando a varias personas, incluyendo periodistas que transmitían en vivo.

La emisión vía Facebook, difundida por la cadena televisiva Stand News, mostró a los hombres agrediendo a los opositores.

En Portada