Pasar al contenido principal
AGENCIAS

La “Alcatraz de la Rocallosas” espera por “El Chapo” Guzmán

Con la condena a cadena perpetua que se dio a conocer ayer, el mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán pronto estará camino a su nuevo hogar: la ADX Súper Max, conocida popularmente como el “Alcatraz de las Montañas Rocosas”.

En sus 25 años de existencia, nadie ha logrado escapar de esta prisión de máxima seguridad, ubicada junto a una remota población de Colorado. Es el orgullo del sistema penitenciario estadounidense.

El antiguo líder del cártel de Sinaloa no podrá cumplir en esta vida la condena que le ha sido impuesta: cadena perpetua, más 50 años por 10 delitos relacionados con narcotráfico, lavado de dinero y posesión de armas. A sus 62 años, “El Chapo” Guzmán ingresará en

Súper Max para no salir, previsiblemente, hasta el día de su muerte.

Según el diario The New York Times, esta prisión está destinada a encarcelar a “enemigos del Estado” que son sometidos a los niveles más extremos de confinamiento solitario.

Los presos pasan 23 horas al día en una celda de muros gruesos de cemento, con un escaso mobiliario inamovible y cerrada con una doble puerta metálica que impide que los reos se vean unos a otros. Sólo algunos de ellos tienen acceso a televisión o libros y su único contacto con el exterior se limita a una pequeña ventana de 10 centímetros y a las 10 horas semanales en las que se les permite salir al patio, eso sí, encerrados en una jaula.

La comida se la sirven en la celda y las visitas familiares son casi nulas, y cuando llegan, se realizan a través de un grueso panel.

Un exreo de Súper Max describió así su experiencia en una entrevista con el diario The Boston Globe: “Una versión del infierno de alta tecnología, pensada para anular toda percepción sensorial”.

Amistades peligrosas

Terroristas, antiguos líderes de bandas delictivas, asesinos múltiples y presos que han atacado a funcionarios de prisión son algunas de las compañías que podrá encontrar “El Chapo” en la prisión.

Entre los más reconocidos: Dzhokhar Tsarnaev, quien colocó la bomba en la Maratón de Boston; Zacarias Moussaoui, conspirador del 11-S; Theodore Kaczynski, condenado por enviar paquetes bomba durante más de 20 años; Ramzi Yousef, cerebro del bombardeo del World Trade Center en 1993.

 

“CHAPO”: “NO HAY JUSTICIA EN EEUU”

“Ya que el Gobierno de EEUU va a enviarme a una prisión donde nunca más van a escuchar mi nombre, aprovecho para decirles: aquí no hubo justicia”, dijo en español “El Chapo” al juez Brain Cogan.

Fue la primera vez que habló en público desde que fue extraditado a EEUU en enero de 2017, y no pidió disculpas por sus crímenes.

“El Chapo” fue acusado de traficar o intentar traficar 1.213 toneladas de drogas a este país durante 25 años, así como 1,44 toneladas de base de cocaína, 222 kg de heroína, casi 50 toneladas de marihuana y “cantidades” de metanfetaminas.

 

ALERTAN QUE LA VIOLENCIA SEGUIRÁ EN SINALOA

AFP

Un aire de sarcasmo recorre Sinaloa, cuna del legendario “El Chapo” Guzmán. En esta árida región aseguran con sonrisa de resignación que ni la violencia ni el tráfico de drogas disminuirán.

Pese a los escalofriantes testimonios expuestos durante el histórico juicio y la sentencia de por vida más 30 años adicionales impuesta ayer por un juez en Nueva York, algunos en Sinaloa siguen creyendo que “El Chapo” hizo construir escuelas, iglesias, caminos y que en suma fue un benefactor. Incluso le restan responsabilidad en asesinatos y secuestros.

“Yo pienso que no (fue justo). También fue una buena persona, que ayudó a personas necesitadas”, dijo Lupita Ramos, una ama de casa de 46 años, tras conocer la noticia.
La mujer habla frente al altar del mítico Jesús Malverde, conocido coloquialmente como “El Santo de los Narcos”, un lugar saturado de fotografías y notas de agradecimientos.

En Portada