Pasar al contenido principal
EFE

Indígenas waoranis ganan la batalla legal al petróleo

Líderes de la nacionalidad amazónica ecuatoriana Waorani celebraron ayer su victoria en el fallo judicial a favor de la protección de medio millón de acres en la selva amazónica destinados para la explotación petrolera.

El veredicto a favor se decidió el jueves en un tribunal de la provincia amazónica de Pastaza, en el oriente de país.

La corte obligó al Estado ecuatoriano a dejar de realizar actividades de licitación, exploración o explotación de hidrocarburos en las 180 mil hectáreas que conforman el denominado bloque 22, además de reconocer el derecho de los waorani a ejercer autoridad sobre su territorio colectivo.

En Pastaza, el juez ratificó que en 2012 el Estado no tomó en consideración los parámetros establecidos para realizar la consulta previa e informada y, en consecuencia, el Ministerio de Energía deberá realizar esa consulta antes de licitar el territorio.

Oswando Nenquimo (Opi, su nombre en lengua ancestral), líder waorani, dijo que esta victoria muestra que el Gobierno ecuatoriano “siempre ha venido manipulando y vulnerando los derechos de los pueblos y nacionalidades que viven en la Amazonía”.

Dijo que este triunfo muestra que otros pueblos pueden articularse para seguir luchando, porque “unidos vamos a ser más fuertes”.

La abogada de las 16 comunidades waorani de Pastaza, María Espinosa, enfatizó que la decisión de la corte demuestra el “comportamiento sistemático del Estado ecuatoriano”.

Para el presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía Ecuatoriana (Confeniae), Marlon Vargas, la sentencia es un “hito” en el proceso de lucha de todas las organizaciones amazónicas del país y del mundo.

 

LUCHA DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS

La batalla legal de los waoranis se ha convertido en un ícono de la lucha por los derechos de los pueblos indígenas frente a las políticas extractivas de Gobiernos y multinacionales

Los principales campos petrolíferos ecuatorianos se localizan en la Amazonía, donde se concentran un gran número de comunidades indígenas.

De acuerdo con la organización Resistencia Waorani Pastaza, en 2011 los bloques petroleros en el oriente ecuatoriano cubrían el 76 por ciento de la superficie total de territorios de siete nacionalidades indígenas y afectaban a la movilidad de colectivos aislados como los Tagaeri y Taromenane.

En Portada