Pasar al contenido principal
AFP

Primera misa en Notre Dame

París

La catedral parisina de Notre Dame albergó, ayer, su primera misa oficiada  por el arzobispo de París, monseñor Michel Aupetit. La autoridad eclesial usó un casco como el resto de asistentes, luego del devastador incendio que dejó casi en ruinas una de las más importantes piezas arquitectónicas y religiosas de Europa.

“El fuego, que devastó el edificio el 15 de abril, provocó una oleada de emoción, no solamente para la comunidad de creyentes”, dijo el arzobispo en su sermón. “Esta catedral es un lugar de culto, ese es su único y verdadero propósito”, añadió.

Monseñor Aupetit y el rector de Notre Dame, monseñor Patrick Chauvet, canónigos, voluntarios, personas que trabajaban en la catedral y empleados de la diócesis, una treintena de personas en total, asistieron al acto, celebrado en la capilla tras el coro, para garantizar la seguridad.

“Por evidentes razones de seguridad”, según la diócesis de París, ningún fiel estuvo presente en esta misa que fue retransmitida en directo por la cadena católica KTO, para que “los cristianos puedan participar y comulgar”.

Los comulgantes se reunieron en la Capilla de la Virgen, al este del edificio, que albergaba la Corona de espinas, uno de los tesoros de la catedral para los católicos, y que fue salvado in extremis de las llamas la noche del incendio.

La explanada ante la catedral sigue cerrada al público.

Dos meses después del incendio, que devastó parcialmente la catedral, sólo el 9% de los 850 millones de euros prometidos para su restauración fueron abonados.

Autoridades explican que las pequeñas donaciones de particulares se realizan sin condiciones especiales, pero los grandes montos de dinero otorgados por empresas y colectividades están sometidas a procesos mucho más complejos y largos.

 

RECUERDO

Incendio sigue en la memoria

El incendio de la catedral de Notre Dame el 15 de abril provocó un gran impulso de solidaridad para salvar y restaurar este lugar emblemático de la capital francesa.

 

El monumento, patrimonio mundial de la Unesco, perdió su aguja, su techumbre y parte de su bóveda en medio del incendio que duró varias horas.

 

La fecha de la misa fue elegida por la fiesta de la Dedicatoria, que conmemora la consagración del altar de la catedral. Una fecha “altamente significativa, espiritualmente”, subrayó monseñor Chauvet.

 

El presidente francés Emmanuel Macron se ha comprometido a que la catedral sea reconstruida en un plazo de cinco años.

En Portada