Pasar al contenido principal
Redacción Digital

Muere el expresidente peruano Alan García tras dispararse en la cabeza

El expresidente peruano, Alan García, murió la mañana de hoy en el hospital de Lima Casimiro Ulloa, tras dispararse en la cabeza cuando iba a ser detenido por la Policía judicial de ese país, en el marco del caso Odebrecht.

El anuncio fue hecho, en primer lugar, por el secretario personal de García, Ricardo Pinedo, a los medios que esperaban en los exteriores del hospital.

Casi de inmediato fue confirmada la muerte del exmandatario por el presidente de Perú, Martín Vizcarra, en su cuenta de Twitter.

"Consternado por el fallecimiento del expresidente Alan García. Envío mis condolencias a su familia y seres queridos", señaló Vizcarra.

Alan García murió a los 69 años de edad tras haberse disparado en la cabeza cuando iba a ser detenido por orden judicial y luego de haber sufrido tres paros cardiorrespiratorios.

El director del hospital, Enrique Gutiérrez, señaló que el exgobernante presentaba un disparo de arma de fuego en el cráneo "con orificio de entrada y salida" y que todos los médicos del Casimiro Ulloa, en el distrito limeño de Miraflores, participaron en la operación para intentar salvarle la vida.

El suceso se produjo cuando agentes de la División de Investigación de delitos de Alta Complejidad acudieron a la casa del político, sobre el que pesa desde finales del año pasado una orden de impedimento de salida del país, para someterlo a una detención provisional por diez días, ordenada por el Poder Judicial.

Junto a García, también se ordenó la detención de Luis Nava, secretario presidencial bajo el Gobierno del líder del partido aprista, y Miguel Atala, ambos estrechos colaboradores del expresidente y señalados como sus testaferros.

Además, del exministro de Transportes y Comunicaciones y de Vivienda y Construcción, Enrique Cornejo, quien horas después se entregó a la Justicia, y de otros cinco exfuncionarios de su segundo gobierno.

La situación legal de García se complicó después de que el pasado domingo se difundiera que la empresa Odebrecht, en el marco del acuerdo de colaboración que mantiene con la Justicia peruana, reveló que Nava, y su hijo José Antonio Nava, recibieron 4 millones de dólares de la empresa para lograr el contrato de construcción de la Línea 1 del Metro de Lima.

El ministro peruano del Interior, Carlos Morán, defendió la actuación de las autoridades en la detención que se iba a realizar al expresidente García.

Morán señaló que la detención fue ordenada por el juez José Luis Chávez, del Tercer Juzgado Nacional de Investigación Preparatoria, a petición del fiscal contra el lavado de activos José Domingo Pérez, quien está a cargo de la investigación.

El ministro relató que la detención estuvo a cargo del fiscal Henry Amenábar y un grupo de agentes que se identificaron ante García y le informaron que iba a ser arrestado.

El exmandatario pidió entonces un momento para hacer una llamada a su abogado y subió a su habitación, en el segundo piso, de su vivienda, donde se encerró.

"A los pocos minutos se escuchó un disparo de arma de fuego. La Policía forzó la puerta y encontró a García en posición sentada y con una herida en la cabeza", detalló Morán.

García fue trasladado inmediatamente al Hospital Casimiro Ulloa, donde se confirmó que murió mientras era operado por las lesiones en su cabeza.

Con información de EFE. 

En Portada