Pasar al contenido principal
Agencias

Una exesclava de los yihadistas y un ginecólogo congoleño, los Nobel de la Paz 2018

El médico ginecólogo congoleño Denis Mukwege y la yazidí Nadia Murad, exesclava de los yihadistas convertida en activista, recibieron el Premio Nobel de la Paz, una ocasión para denunciar la impunidad de la que goza la violación empleada como arma de guerra y la indiferencia para proteger a las víctimas de violencias sexuales.

El ginecólogo, de 63 años, y la joven iraquí, de 25, recibieron el premio de manos de la presidenta del comité Nobel, Berit Reiss-Andersen, quien saludó a "dos de las voces más poderosas del mundo de hoy" contra la opresión de las mujeres.

Apodado "el hombre que repara a las mujeres", el ginecólogo cura desde hace 20 años a las víctimas de violencias sexuales en su hospital de Panzi, en el este de la República Democrática del Congo (RDC), una región asolada por la violencia crónica.

"Bebés, niñas, muchachas, madres, abuelas, y también hombres y muchachos, (son) violados de forma cruel, a menudo en público y de forma colectiva, insertando plástico hirviente y objetos contundentes en sus partes genitales", denunció.

Secuestrada y torturada, como miles de mujeres yazidíes, Nadia Murad, fue secuestrada, torturada y violada por los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) tras su ofensiva contra esta comunidad kurdohablante del norte de Irak en 2014.

La joven logró escaparse --pero su madre y seis hermanos fueron asesinados--, se convirtió en embajadora de la ONU para la Dignidad de los Sobrevivientes de Trata de Personas y actualmente lucha por que las persecuciones a su pueblo se reconozcan como genocidio.

"Si la comunidad internacional desea realmente asistir a las víctimas de este genocidio (...) debe asegurarles una protección internacional", declaró la joven en su discurso de agradecimiento, en el que consideró "inconcebible" que el mundo no haya hecho más para liberar a los más de 3.000 yazidíes que el EI tiene todavía en su poder.

Nadia Murad imploró así a la comunidad a proteger a su pueblo, bajo la mirada de la abogada libano-británica y militante de derechos humanos, Amal Clooney, que se sumó a su causa.

Aunque 4.300 yazidíes escaparon o fueron 'comprados' al EI, aún están "desaparecidos" unos 2.500, según la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH).

Durante una ceremonia florida y musical, acompañada de lágrimas y numerosas ovaciones en la municipalidad de Oslo, los dos premiados instaron a la comunidad internacional a que cese la impunidad para los autores de agresiones sexuales en tiempos de guerra.

"No son los autores de la violencia los únicos responsables de sus crímenes, sino también los que deciden mirar hacia otro lado", afirmó Mukwege tras recibir su premio. "Si hay que librar una guerra es la guerra contra la indiferencia que corroe a nuestras sociedades".

- 'Oligarquía depredadora' -Mukwege lamentó por su lado que el destino de la población congoleña pase a segundo plano detrás de la explotación salvaje de materias primas.

"Mi país está sistemáticamente saqueado con la complicidad de gente que pretende ser nuestros dirigentes" afirmó. "Saqueo en detrimento de millones de hombres, mujeres y niños inocentes, abandonados a una extrema miseria, mientras los beneficios acaban en las cuentas opacas de una oligarquía depredadora".

Mukwege, de traje oscuro, y Murad, con un vestido azul y negro, pidieron una reacción a la comunidad internacional.

Los dos laureados encarnan la lucha contra un flagelo planetario que va más allá del ámbito de los conflictos, como ilustró el movimiento #MeToo.

Este lunes se entregan también, en Estocolmo, los Premios Nobel del resto de disciplinas salvo el de Literatura, retrasado a 2019 debido --paradójicamente-- a un escándalo de violación que afectó a la Academia Sueca.

El premio consiste en una medalla de oro, un diploma y 9 millones de coronas suecas (880.000 euros, un millón de dólares).

En Portada

  • La economía se frena: el PIB crece en 2018 lo mismo que en 2017
    El Producto Interno Bruto (PIB) de Bolivia creció en 4,22 por ciento, dos centésimas más que en 2017, impulsado principalmente por los sectores de la agropecuaria, servicios y el gasto público, según datos presentados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). En contrapartida, los...
  • Un gol que puede valer $us 350.000
    Minuto 41 del segundo tiempo, Wilstermann empataba 2-2 con Athletico Paranaense. Un remate de Serginho es rechazado con la mano por Paulo André. El juez decide cobrar la pena máxima. En las tribunas sólo se escucha “Dale rojo, dale, dale rojo”, animando a Carlos Melgar, quien fue el elegido...
  • Expertos: Vender el gas a ultramar aún es “un sueño”
    La exportación de gas natural a ultramar ofrecida por Argentina a Bolivia puede ser considerada como “un sueño”, un proyecto “ a largo plazo”, una “expresión de buenas intenciones” e incluso “una declaración política”, pero la posibilidad real encara al menos tres grandes problemas: la decadente...
  • Chacón denuncia que Saavedra alteró la superficie de terreno en más del 50%
    La concejala de Sol.Bo, Cecilia Chacón, denunció ayer que el empresario representante del directorio de Toyosa, con quien la Alcaldía de La Paz firmó el convenio para la edificación del World Trade Center (WTC), Edwin Saavedra, alteró la superficie legal de la construcción del inmueble. “Hemos...
  • Omereque pierde unas 75 Ha de tomate y sandía
    Setenta y cinco hectáreas de tomate y sandía se perdieron en el municipio de Omereque, municipio en el que, además, el 70 por ciento de los más de 2.000 productores dejó el cultivo de esa verdura debido a la sequía que azota la región. El alcalde, Héctor Arce, informó que esta situación ha...