Pasar al contenido principal
Imagen

Lula tensa al máximo los plazos para elegir a su reemplazante

Cuerpo

El encarcelado expresidente Luiz Inácio Lula da Silva presentó ayer otro recurso para mantener su candidatura en las elecciones del 7 de octubre, pese a que la justicia brasileña dio plazo hasta hoy para que el Partido de los Trabajadores (PT) le designe un reemplazante.

Cada bando cuenta sus puntos: el Tribunal Superior Electoral (TSE) le denegó ayer extender ese plazo, que vence a las 19:00 hora local del martes, en tanto que los abogados de Lula blandieron una nota en la cual el Comité de Derechos Humanos de la ONU ratifica su pronunciamiento a favor de que el exmandatario sea candidato y haga campaña aunque esté preso.

La defensa de Lula también presentó un nuevo recurso ante el Supremo Tribunal Federal (STF, corte suprema), para prolongar la incógnita hasta el 17 de septiembre, cuando el TSE debe zanjar la totalidad de los casos relacionados con los comicios.

Lula, cuya candidatura fue invalidada el 1 de septiembre por el TSE a causa de su situación judicial, recibió durante el día en su celda de Curitiba (sur) a sus abogados y a su compañero de fórmula, Fernando Haddad, mencionado como su probable sustituto.

Pero hasta ahora el jefe histórico de la izquierda, que lideraba las encuestas antes de la impugnación de su nombre, no dio señales de querer abandonar la partida sin unas últimas estocadas.

Esa actitud causa tensiones en el PT, que puede verse excluido de las elecciones si no acata el plazo del TSE. La directiva nacional del partido se reunirá hoy en Curitiba.

Las tensiones en torno a la candidatura de Lula electrizan la campaña.

El comandante en jefe del Ejército, Eduardo Villas Boas, calificó de “intento de invasión a la soberanía nacional” el pedido de acatamiento al pronunciamiento del Comité de Derechos Humanos de la ONU y advirtió, en una entrevista publicada el domingo por el diario O Estado de Sao Paulo, que la autorización de la candidatura de Lula “afrontaría tanto la Constitución como la Ley de Ficha Limpia, quitando legitimidad (…) y dividiendo aún más a la sociedad brasileña”.

El expresidente, de 72 años, purga una pena de 12 años y un mes de cárcel por corrupción pasiva y lavado de dinero. La justicia lo reconoció como beneficiario de un apartamento en el litoral paulista ofrecido por una constructora a cambio de mediaciones para obtener contratos en Petrobras. Pero el dirigente, que enfrenta otras cinco causas penales, se declara inocente en todas y denuncia una persecución judicial y mediática para evitar que vuelva al poder.

Aclaración

El Comité de Derechos Humanos de la ONU ha aclarado que Brasil está obligado a cumplir con las medidas interinas solicitadas por este organismo para que el expresidente Lula pueda ejercer sus derechos políticos como candidato mientras se encuentra en prisión.

En una carta dirigida a los abogados del exmandatario, advierte que “no cumplir con las medidas es incompatible con la obligación de respetar de buena fe los procedimientos de las comunicaciones individuales establecidas en el Protocolo Facultativo”, del que Brasil es signatario.

La carta se ha conocido ayer y es una respuesta a los letrados de Lula, que solicitaron al Comité que explicasen la naturaleza legal de su petición de medidas interinas.

Los expertos subrayan que el cumplimiento de estos procedimientos “es esencial para evitar que se produzcan daños irreparables a la víctima de la supuesta violación”.

 

BOLSONARO SIGUE EN ESTADO GRAVE

El candidato a la presidencia brasileña Jair Bolsonaro, acuchillado en el estómago el jueves, sigue en estado “grave” y requerirá otra cirugía “grande”, informó ayer el Hospital Israelita Albert Einstein en Sao Paulo.

El comunicado aclara que el paciente no muestra señales de infección y que mantiene una sonda gástrica.

 

EL ATACANTE Y LA VÍCTIMA

El excapitán del Ejército, Jair Bolsonaro, fue apuñalado el jueves durante un acto de campaña. El presunto agresor, Adélio Bispo de Oliveira, un exmilitante del partido de izquierda Psol, fue detenido de inmediato. En sus primeras declaraciones a la Policía, dijo que estaba “cumpliendo una misión divina, una misión de Dios”.

En Portada