Pasar al contenido principal
AGENCIAS

España recibe a otros 87 migrantes salvados

AFP Y EFE

Dos meses después de haber recibido con un gran despliegue al “Aquarius”, España abrió de nuevo ayer uno de sus puertos a un buque con 87 migrantes rescatados en el Mediterráneo.

La noticia surgía mientras se ratificaba que Italia se negó a recibirlos; Francia anunciaba la recepción de 20 de ellos y en Turquía se anunciaba el deceso de nueve viajeros que iban al bordo de un barco con 15 personas a bordo.

El buque “Open Arms”, de la ONG española Proactiva Open Arms, atracó en un muelle de San Roque, en la bahía de Algeciras, en el extremo sur de España.

Poco después desembarcaron los migrantes socorridos el 2 de agosto en el Mediterráneo central. Los 75 hombres adultos y los 12 menores son casi todos originarios de Sudán, según la ONG.

Rescatados cuando llevaban dos días a la deriva frente a las costas de Libia, estaban “muy sedientos” y “no hubieran podido sobrevivir” un día más, dijo el coordinador de operaciones de la ONG, Gerard Canals.

Proceden del “infierno de Darfur”, según la organización, una región del oeste de Sudán devastada por 15 años de guerra civil, y han sido “abusados repetidamente en Libia”.

“Esperamos que Europa se posicione y no siga abandonando a los países receptores”, declaró Canals.

Italia solicitó en vano por años ayuda de la Unión Europea para atender las llegadas de migrantes. Ahora, gobernada por una coalición de extrema derecha y antisistema, se rehúsa acoger los navíos de las ONG que patrullan el Mediterráneo para socorrer a migrantes a la deriva.

 

FRANCIA ACOGERÁ A 20 DE LOS VIAJEROS

Francia acogerá a unos 20 inmigrantes de los 87 que viajaban en el Open Arms que atracó ayer en España.

El gesto se repite dos meses después del desembarco del Aquarius (otro navío gestionado por SOS Mediterráneo y Médicos Sin Fronteras) en el puerto de Valencia, cuando Francia envió a trabajadores de la oficina que gestiona las demandas de asilo y recibió a 78 refugiados en su territorio.

Estas acciones suceden por la nueva postura antiinmigración del Gobierno italiano, de coalición entre la ultraderechista Liga y el populista Movimiento Cinco Estrellas.

En Portada