Pasar al contenido principal
EFE

Vladimir Putin vive su momento más dulce como anfitrión del Mundial 2018

A pocas horas para que inicie el Mundial de fútbol en el estadio Luzhniki de Moscú, el presidente ruso, Vladímir Putin, vive su momento más dulce como anfitrión de un evento global con el que espera deslumbrar al mundo.

Ni las tensiones con Occidente, que desde 2014 -a raíz de la crisis ucraniana y la anexión de Crimea- han ido en aumento, ni los llamamientos al boicot de la Copa del Mundo han hecho mella en el terreno deportivo, pues hasta la selección inglesa acude a competir a pesar del envenenamiento del exespía ruso Serguéi

Skripal en el Reino Unido, del que Londres culpa a Rusia. Nada parece haber logrado empañar este momento mágico para el jefe del Kremlin, a pesar de que los líderes occidentales no estarán en la inauguración este jueves 14.

Putin está convencido de que el aislamiento al que fue sometido tras la expulsión de Rusia del G7 a raíz del conflicto ucraniano empieza a difuminarse y a ello han contribuido las visitas de importantes líderes internacionales que ha recibido en las últimas semanas, como el presidente de Francia, Emmanuel Macron, o la canciller alemana, Angela Merkel.

 

EUROPA NECESITA COOPERAR CON RUSIA

En su tradicional Línea Directa, un programa televisivo, Putin manifestó que los socios europeos ya están entendiendo la necesidad de que hay que cooperar con Rusia.

En Portada