Pasar al contenido principal
Imagen

Siria y Venezuela centran debates

Cuerpo

Lima, Perú

El temor a una escalada militar en Oriente Medio tras los ataques selectivos de Estados Unidos en Siria y la situación de Venezuela acapararon la atención de la Cumbre de las Américas, que se comprometió a luchar contra la corrupción.

La mayoría de los mandatarios de la región condenó el uso de armas químicas, pero alertaron del riesgo de una escalada en Oriente Medio tras el bombardeo ordenado el viernes por la noche por el presidente estadounidense, Donald Trump, en colaboración con Francia y Gran Bretaña, contra objetivos selectos del régimen de Bashar al Asad en Siria.

Estados Unidos y sus aliados enviaron un “mensaje claro al régimen sirio: no tolerarán armas químicas contra inocentes, mujeres y niños”, dijo el vicepresidente estadounidense Mike Pence en el plenario de la VIII Cumbre de las Américas, que concluyó este sábado en Lima.

Tras pedir una respuesta unida a los representantes del hemisferio para dejar claro al Gobierno sirio que “no aceptaremos estos ataques barbáricos ni ahora ni nunca”, agradeció el apoyo del primer ministro canadiense, Justin Trudeau, y del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, con los que se reunió en la mañana.

“Siempre apoyaremos las acciones para castigar el uso de las armas químicas y buscar su erradicación, pero también hacemos un llamado a la paz”, había dicho poco antes Santos, cuyo país es uno de los más fieles aliados de Washington en la región.

Otros presidentes latinoamericanos se mostraron más prudentes, como el brasileño Michel Temer, quien manifestó su “profunda preocupación con la escalada del conflicto militar en Siria”.

“Ahora es el momento de encontrar soluciones duraderas, basadas en el derecho internacional, para una guerra que se extiende demasiado tiempo, a un alto costo humano”, dijo.

Tanto Cuba como Venezuela y Bolivia arremetieron contra el ataque a Siria y pidieron al “imperio estadounidense detener la masacre de inocentes en Siria”.

 

Aislamiento de Venezuela

Ausente en Lima, el gran protagonista de esta VIII Cumbre de las Américas ha sido el venezolano Nicolás Maduro.

La mayoría de los países mostraron su preocupación por la situación humanitaria en Venezuela e instaron a Maduro a que reconozca la crisis y permita la entrada de la ayuda internacional, en particular medicinas, que son casi imposibles de encontrar en ese país.

 

CORRUPCIÓN

El compromiso de Lima

Esta cumbre, que contó con la presencia de una quincena de mandatarios de los 35 países del hemisferio, adoptó un compromiso para luchar contra la corrupción, un flagelo que socava la democracia y el desarrollo de la región.

Titulado pomposamente, el compromiso de Lima “Gobernabilidad Democrática contra la Corrupción”, documento que no tiene poder vinculante, consta de 57 puntos en los que los mandatarios se comprometen a mayor transparencia, acabar con los sobornos, perseguir en la justicia a los culpables y tolerancia cero con los corruptos.

Se establece la necesidad de “adoptar un marco legal para responsabilizar a las personas jurídicas por actos de corrupción” en caso de no estar previsto en la legislación nacional.

En Portada