Pasar al contenido principal
EFE

Gobierno rumano defiende despenalizar corrupción

Bucarest |

Decenas de miles de personas volvieron a protestar ayer en las principales ciudades de Rumanía contra un decreto ley que despenaliza algunos casos de corrupción, mientras que el Gobierno socialdemócrata insistió en defender la medida pese a la presión social y las críticas, también desde el exterior.

Por tercer día consecutivo, una multitud (unas 35.000 personas según las emisoras locales) se concentró ante la sede del Gobierno nacional en Bucarest con lemas como “ladrones”, “vergüenza”, “derogación” y “Rumanía, despierta”.

Otras 15.000 personas se congregaron en Timisoara, unas 10.000 en Cluj-Napoca y varios miles en Sibiu, Brasov e Iasi.

Se trata, según la prensa local, de la mayor oleada de protestas desde la violenta caída del régimen comunista en 1989.

Tanto el líder del Partido Socialdemócrata (PSD), Liviu Dragnea, como el primer ministro rumano, Sorin Grindeanu, defendieron ayer el polémico decreto, aprobado por vía de urgencia el martes.

“El Gobierno y los partidos que lo apoyamos seguimos decididos a ejercer tanto el poder ejecutivo como el legislativo”, señaló Dragnea.

En Portada