Pasar al contenido principal
Redacción Central

El arte de expresar la identidad a través de la moda

Conmemorando el Día del Diseñador Textil e Indumentaria, las marcas La Espina, de la diseñadora paceña Vania Rodríguez, y Papingo Maminga, de los diseñadores cruceños Marco Gutiérrez y Daniel Ghetti, comparten su experiencia.

Rodríguez, licenciada en Diseño de Indumentaria y Textil en la Universidad Argentina de la Empresa, cuenta que La Espina nace por la necesidad de lanzar prendas fuera de lo común el año 2013.

Durante los primeros cuatro años de la marca, el concepto detrás de las colecciones se trataba de revelar la cultura boliviana, “sin necesidad de hacerlas muy folklóricas”, explica. El uso de los materiales reconocidos como aguayo y alpaca condujeron a la diseñadora a percibir a la cultura boliviana desde otro lenguaje, tomando los valores ancestrales como inspiración”, menciona.

Los últimos tres años, los diseños de Vania se han enfocado en la exploración de las emociones.

Por su parte, los diseñadores de Papingo Maminga cuentan que la marca surge con la idea de crear ropa diferente, romper esquemas en el mundo de la moda, con la finalidad transmitir concepto, idea y también abrir un poco la mentalidad de las personas.

La propuesta de la marca es ir más allá de las tendencias, “que el concepto boliviano sea más valorado, no como una artesanía, sino también como diseño inteligente, y calidad de exportación”. 

“Papingo Maminga es el reflejo de colores, explosiones de sentimientos y texturas que pueden expresar nuestra riqueza cultural, trascendiendo en el mundo de la moda y la marca se va abriendo paso en el ámbito internacional”, agrega Marco. 

Para Marco, los Fashion Week marcan la tendencia anual, siendo el evento principal de exposición de diseñadores bolivianos el “Bolivia Moda”, Vania concuerda en que el evento es la ocasión de mostrar las creaciones de manos bolivianas.

El inicio de la pandemia para este rubro tuvo momentos de silencio, lo cual los llevó a reinventarse y replantear sus propuestas como marca. Tal es el caso de Papingo Maminga, que, junto a un grupo de diseñadores con el apoyo de empresas y amigos, decidieron hacer barbijos para posteriormente donarlos a las personas en primer frente como lo eran los médicos y policías.

El enfoque que tomó La Espina va más allá de buscar una prenda bonita en la que uno se vea bien y destaque, “responde a la comodidad con la línea Artisan abocada al tejido de algodón desde lo minimalista, vanguardista siendo mucho más amable con el estilo de vida moderno” indica Vania.

Asociación Boliviana de Diseñadores de Moda

La Asociación Boliviana de Diseñadores de Moda (ABDM) es referente de actividades para diseñadores con marcas emergentes.

Vania comenta que es muy positivo que haya una asociación. Dentro las pasarelas realizadas por la ABDM, destaca la reconocida diseñadora potosina Lenny Miranda, de 31 años, quien radica en Cochabamba y ha llevado la moda de la mujer de pollera a la pasarela de Universe Fashion Week (UFW), uno de los eventos de vanguardia de Europa. La diseñadora creó su marca Lenny Miranda Moda, en 2018, priorizando en sus diseños propuestas de color, elegancia y exclusividad para la mujer de pollera, quien cuenta con una amplia solicitud de prendas desde el extranjero. 

“Abrir espacio para que la cholita muestre estilo me ha costado. Junto a mi equipo de trabajo, con quienes hemos formado una empresa, podemos cumplir con los pedidos de conjuntos al exterior. Nuestra cultura está siendo reconocida, nos llena de felicidad y ganas de seguir trabajando”, indica Lenny. 

Durante la pandemia, Lenny aprovechó para plasmar nuevos diseños, los cuales mantuvo en reserva. “Me gusta que sea sorpresa y no adelantar en lo que trabajo”, menciona, teniendo un concepto sublime, misterioso en el diseño de sus colecciones. 

Participó en “Miss Bolivia” 2021, “fue la única empresa que colaboró en el certamen de belleza. Vistió a Lenka Nemer con “la finalidad de levantar nuestra cultura, nuestra vestimenta de la mujer de pollera, hacer que conozca el mundo mediante las pasarelas”, afirma. 

La construcción de la identidad cultural de un país marca una brecha de separación entre el contexto rural y urbano. Sin embargo, la moda boliviana es rica en texturas, colores y diversidad de contrastes, siendo estos lazos plasmados en los distintos diseños hechos por artistas y artesanos, quienes fusionan y a diario crean prendas de vestir.

En Portada