Pasar al contenido principal
AFP

Las imágenes del "funeral" en Suiza por la desaparición de un glaciar

Igual que hicieron en Islandia hace algunas semanas, un grupo de suizos conmemora el domingo con una "marcha fúnebre" en alta montaña la desaparición del Pizol, uno de los glaciares alpinos más estudiados del mundo, víctima del cambio climático.

En Suiza, el Pizol "perdió tanto su composición que dejó de ser un glaciar desde un punto de vista científico", explicó a la AFP Alessandra Degiacomi, integrante de la Asociación suiza por la Protección del Clima, una de las oenegés impulsoras del singular acto.

Con una "marcha fúnebre" los participantes, vestidos para simular el duelo, se dirigireron a la parte inferior del glaciar, situado a unos 2.700 metros de altitud, cerca de la frontera con Liechtenstein y Austria. Finalmente con piedras formaron la inscripción RIP.

"El Pizol no es el primero"

"Desde 1850, se considera que más de 500 glaciares suizos desaparecieron completamente", solo 50 de ellos disponían de un nombre, explicó a la AFP Matthias Huss, glaciólogo en la Escuela Politécnica Federal de Zúrich, que participó en la marcha.

"El Pizol no es el primero, pero podemos considerar que se trata del primer caso de un glaciar en Suiza en vías de desaparición que ha sido muy bien estudiado", aseguró.

La situación del Pizol parece irreversible, puesto que desde 2006 perdió entre el 80% y el 90% de su extensión. Tiene ahora un tamaño de 26.000 m², es decir, "menos que cuatro campos de fútbol", según Huss.

 

Referéndum

Como el Pizol, el 90% de la extensión de 4.000 glaciares suizos, lugares turísticos y que aportan importantes recursos de agua, podría desaparecer antes de finales de siglo si no se hace nada para reducir las emisiones de CO2, según un estudio de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich.

Los Alpes perderán la mitad de sus glaciares, independientemente de la disminución de las emisiones que favorecen el cambio climático.

El glaciar suizo Aletsch, el más grande de los Alpes, también podría desaparecer de aquí a 2100 si no se limita el aumento de las temperaturas.

El "funeral" del Pizol representa para las oenegés que lo organizaron, como Greenpeace, una oportunidad para alertar que el cambio climático también pone en peligro "nuestros medios de subsistencia" y amenaza "la civilización humana tal y como la conocemos en Suiza y el mundo entero".

Por este motivo, la Asociación suiza para la Protección del Clima impulsó un referéndum de iniciativa popular, conocido como "Iniciativa para los glaciares", que exige que Suiza reduzca a cero sus emisiones de CO2 antes de 2050. Aún se desconoce la fecha en la que se celebrará esta votación.

 

En Portada