Pasar al contenido principal
Catherine Camacho

Seis bolivianos compiten en olimpiada de matemáticas

Seis estudiantes bolivianos participarán de la versión 60 de la  Olimpiada Internacional de Matemáticas (IMO, por sus siglas en inglés), que se realiza en Bath, Londres (Reino Unido), desde hoy hasta el 21 de julio.

La delegación boliviana ya se encuentra en Londres donde  se enfrentará a más de 640 participantes de 116 países.

La IMO (International Mathematical Olympiad) es la competencia de matemáticas más grande y prestigiosa para estudiantes de secundaria. Se celebra anualmente en un país diferente desde 1959 y es la más antigua de las Olimpiadas Internacionales de Ciencias.

La delegación nacional está conformada por Marvin Martínez (Cochabamba); Weimar Condori, Jocelyn Calderón y Jaime Araujo (los tres últimos de La Paz); Diego Rodríguez (Chuquisaca) y Juan Flores (Oruro). Como tutor los acompaña el profesor Jhonny Aguilar y como jefe de la delegación, Jaime Rojas.

Los seis estudiantes, de entre 14 a 18 años de edad, son  medallistas a nivel nacional de la Olimpiada Científica Estudiantil Plurinacional Boliviana, en varias gestiones.  Algunos de ellos ya participaron de competencias internacionales en otros países.

Pruebas rigurosas

Para ser seleccionados se prepararon durante varios meses y pasaron por pruebas rigurosas, de tres horas cada una, para ser los finalistas del equipo boliviano.

Los estudiantes comentan que cada día invirtieron entre tres a  seis horas  en su preparación para la competencia. Coinciden en agradecer a sus profesores de matemáticas y a los responsables de la Olimpiada Boliviana de Matemática.

“Participaron en cuatro pruebas de preselección para la conformación del equipo, estas pruebas se tomaron desde el año pasado y la finalidad era que los estudiantes vayan preparándose y acostumbrándose al tipo de preguntas que se realizan en olimpiadas”, comenta Aguilar.  

Explica que estas olimpiadas son “concursos exigentes y de contenidos de las matemáticas que a veces no están dentro del currículum nacional, lo que implica además una preparación e inquietud personal de cada uno de los participantes”.

Representar al país

Los jóvenes coincidieron en afirmar que están orgullosos de representar al país y que tienen toda la predisposición de realizar un buen papel en el concurso.

“Me siento muy orgulloso por llevar el nombre de mi país en alto y deseo mostrar el gran talento científico de Bolivia. Me he preparado mucho a lo largo del año y he puesto todo mi esfuerzo, por lo que espero hacer una buena representación”, dijo Marvin Martínez, de 14 años, quien es estudiante del colegio Don Bosco, en Cochabamba.

El paceño Weimar Condori, de 17 años, expresó: “Me siento muy honrado, es un honor representar a todo un país. Haré todo lo posible por llevar en alto el nombre del país”.

Jaime Araujo, del colegio Saint Andrew’s (de La Paz), explicó que se siente “asustado, honrado y asombrado” de poder representar al país, al mismo tiempo que señala que disfruta de hacer matemática y de aprender sobre ella.

Bolivia en la IMO

Aguilar señala que el 2018, en la competencia de la  IMO la delegación boliviana logró tres menciones de honor y el 2017, cuatro menciones de honor.

“La IMO es la olimpiada de mayor dificultad a nivel internacional, por lo que haber obtenido menciones de honor en estos últimos años es una muestra del progreso de los estudiantes y de sus preparadores”, explica Aguilar.

Gastos

La organización de la IMO cubre la estadía y la alimentación de los participantes a la olimpiada internacional. Los pasajes fueron cubiertos por los padres, en algunos casos ayudados por los colegios y solamente el participante de Oruro recibió apoyo de la Gobernación.

Más preparación

Diego Rodríguez (16 años) comenta que con la finalidad de tener una mejor preparación “sería importante contar con academias que se dediquen específicamente al entrenamiento de estudiantes para olimpiadas”, dijo. El joven estudia en el colegio Montessori de Sucre.

Asimismo, Aguilar comenta que es importante que en los colegios se estimule a los estudiantes desde pequeños  el gusto a las matemáticas, porque así poco a poco se animarán a participar en concursos departamentales y nacionales.

Recalca que el apoyo de sus profesores es el primer paso y luego, el respaldo de los encargados de la Olimpiada Boliviana de Matemáticas.

En Portada