Pasar al contenido principal
AFP

La carne "limpia" o "falsa" busca consolidar su espacio en el mercado

"Carne sin matanza", "carne limpia", "carne falsa", "carne sintética": las alternativas a la carne elaboradas a base de vegetales o células animales aún provoca que muchos rechinen los dientes.

Para los productos fabricados a partir de células animales "no hay un verdadero consenso", afirma Matt Ball, portavoz de The Good Food Institute, una asociación que promueve esas alternativas.

Durante su presentación en 2013, la primera hamburguesa cocinada in vitro llegó a los titulares de la prensa con el nombre de "Frankenburger". En aquel momento se habló de "carne de laboratorio", "carne artificial" o "carne de cultivo".

Más tarde llegó la expresión "carne limpia", antes de la más reciente "carne a base de células".

En busca de la mejor palabra para atraer a los consumidores, The Good Food Institute publicó en septiembre de 2018 un estudio de 37 páginas sobre la percepción de las distintas denominaciones.

En Estados Unidos, el Departamento de Agricultura se encargará del etiquetado de esos nuevos productos cuando lleguen al mercado, a partir de 2021, según las empresas más avanzadas del sector.

Las autoridades exigirán probablemente términos "precisos y descriptivos" para evitar, por ejemplo, alergias, vaticina Ball.

 "Un montón de fibras musculares"

"En Francia, no nos preguntamos cómo definir ese producto [de carne celular] porque no suscita mucho interés", afirma Jean-François Hocquette, director de investigación del Instituto Nacional de Investigación Agronómica (INRA) y editor de la revista "Viande et produits carnés" (Carne y productos cárnicos).

Para él, la carne a base de células, tal y como se hace actualmente, es un "montón de fibras musculares" cuya textura está muy alejada del solomillo, el pollo asado o la costilla de cerdo, y cuyo sabor es una incógnita.

En Estados Unidos, los ganaderos intentan anticipar el cambio para evitar la experiencia de los productores de leche que asistieron al auge de bebidas vegetales vendidas con el nombre de "leche" de almendras o de coco.

La asociación de ganaderos bovinos estadounidenses (USCA) defiende que la palabra "carne" debe reservarse para el animal nacido, criado y matado de forma tradicional.

"La competencia en la sección de carnicería es bienvenida siempre y cuando las reglas del juego sean justas", dice su portavoz, Lia Biondo.

La Asociación Estadounidense de Productores de Carne de Res (NCBA) aún no tomado posición sobre los productos a base de células animales, ya que todavía no conoce su composición exacta.

Pero adelanta que no aceptará "términos que no estén basados en la ciencia, como 'carne limpia', porque denigran la carne convencional al sugerir que ésta es sucia", señala uno de sus representantes, Danielle Beck.

Para los productos elaborados con plantas, la asociación es más radical y considera que "algunos envases son bastante engañosos".

"Utilizan la palabra carne porque les permite confundir a los consumidores", lamenta Jim Dinklage, ganadero en Orchard, en el estado de Nebraska, en el Centro Oeste estadounidense.

 "Imitación de carne"

En Estados Unidos, algunos legisladores han empezado a estudiar la cuestión.

Misuri se convirtió el verano pasado en el primero de los 50 estados del país en definir oficialmente la carne como un alimento procedente de animales. Otros estados están debatiendo la adopción de textos similares.

En Francia, los diputados adoptaron el año pasado una enmienda, que luego se modificó y pasó al Senado, para modificar la denominación de productos que asocian los términos "bistec", "tocino" o "salchicha" a alimentos que incluyen "una parte significativa de sustancias de origen vegetal".

En Alemania, donde se habla sobre todo de "Fleischersatz" (sustituto de carne) o de "Fleischimitat" (imitación de carne), el ministerio de Agricultura publicó a fines de 2018 recomendaciones que aconsejan indicar claramente en los envases los adjetivos "vegetariano" o "vegano", así como el sustituto utilizado.

En Portada

  • Incendios devastan la Chiquitanía con 500 mil hectáreas quemadas
    Los incendios incontrolables que se registran en la Chiquitanía, en Santa Cruz, han arrasado con más de 500 mil hectáreas de bosques, cultivos y pastizales. Ante la magnitud de los focos de calor, el gobernador Rubén Costas declaró ayer emergencia y dijo que su mayor preocupación es que el...
  • Wilstermann apabulla a Aurora en el clásico 145
    Wilstermann tuvo una jornada perfecta, tras conseguir una aplastante victoria (5-1) ante Aurora, en el clásico valluno correspondiente a la octava jornada del torneo Clausura y que se jugó en el estadio Félix Capriles. El complemento fue netamente para el cuadro Rojo, que aprovechó las...
  • Gobierno busca reducir uso de gas, pero amplía tres termoeléctricas
    La generación de electricidad en plantas termoeléctricas, que usan como fuente el gas natural, todavía es del 66 por ciento en Bolivia, aunque el Gobierno se ha fijado la meta de reducirla al 30 por ciento hasta 2025. Sin embargo, en 2019 tiene previsto inaugurar la ampliación de tres...
  • Médicos dan inicio a paro indefinido para lograr atención a 5 demandas
    El Comité Departamental de Salud (Codesa) determinó dar inicio hoy al paro general indefinido en defensa del Sistema Nacional de Salud y convocó a una gran concentración a las 11:00 en instalaciones del Colegio Médico de Cochabamba, en la calle Colombia, confirmó ayer el presidente de esta...
  • Estudio revela uso de 362 bolsas per cápita
    Al menos 362 bolsas plásticas utiliza por año cada uno de los habitantes del país. Es decir, son 4.100 millones en total. Sólo en bolsas de pan se gastan 60 millones de bolivianos, según el estudio de CDS Molle y la Unión de Periodistas Ambientales de Bolivia (UPAB). Este dato está visible en...