Pasar al contenido principal
EFE

Río de Janeiro cancela su fiesta de fin de año en la playa por la Covid-19

La Alcaldía de Río de Janeiro anunció este sábado que ha decidido cancelar la tradicional fiesta que se celebra cada fin de año en la playa de Copacabana, pues prevé que para entonces aún no habrá una vacuna para el coronavirus. 

"No es viable en este escenario de pandemia, sin la existencia de una vacuna", explicó la Alcaldía sobre la decisión de suspender este año una fiesta multitudinaria y tradicional, que llega a congregar a cerca de 3 millones de personas frente al mar en Copacabana. 

Como alternativa, la Alcaldía estudiará la posibilidad de que se celebre una fiesta "virtual, sin la presencia directa de público", y que el tradicional lanzamiento de fuegos artificiales sea realizado de todos modos y transmitido por televisión y plataformas digitales. 

La fiesta de fin de año en las playas de Copacabana comenzó a fines de la década de 1960, en principio celebrada por seguidores de las religiones afrobrasileñas, y con el tiempo se convirtió en el más multitudinario festejo de cada 31 de diciembre en Brasil. 

También es desde hace décadas una enorme fuente de ingresos para la economía de Río de Janeiro, que cada fin de año recibe millones de turistas para esa fiesta, ahora cancelada en este 2020 por la pandemia de coronavirus. 

El Carnaval, otro de los grandes eventos de Río de Janeiro, está también en el limbo, pues las principales escuelas de samba ya han anunciado que no desfilarán en caso de que no exista una vacuna para la Covid-19 para febrero próximo, lo cual la comunidad científica no está en condiciones de garantizar. 

Brasil es el segundo país más afectado en el mundo por la pandemia, sólo por detrás de Estados Unidos, y hasta ahora, según el último boletín oficial, supera las 85.200 muertes y acumula más de 2,3 millones de casos confirmados. 

Río de Janeiro es uno de los estados más golpeados del país y, de acuerdo al mismo boletín, ha registrado hasta hoy casi 160.000 casos y 12.654 fallecidos.

En Portada