Pasar al contenido principal
AFP

Macron trata de apagar la crisis sin convencer a los “chalecos amarillos”

El presidente francés Emmanuel Macron anunció ayer una serie de medidas para atajar la crisis de los “chalecos amarillos”, que incluyen un aumento en 100 euros del salario mínimo, una exención de impuestos para algunos jubilados y una prima de fin de año en las empresas “que puedan”.

“Mi única preocupación son ustedes, mi única lucha es por ustedes”, dijo el jefe de Estado, al concluir un esperado discurso de casi 13 minutos desde el palacio presidencial del Elíseo.

En 2018, el salario mínimo mensual en Francia es de 1.498 euros brutos y 1.185 euros netos (1.701 dólares y 1.344 dólares respectivamente) y estaba previsto para enero un aumento de 1,8 por ciento, que los manifestantes del movimiento “chalecos amarillo” consideraban muy poco para el alto costo de vida en el país.

Macron, con aspecto tenso, también dio marcha atrás de un impopular aumento en los impuestos a los jubilados que fue introducido por su Gobierno, sin subir las pensiones. Esta exención al aumento del impuesto por cotizaciones sociales se aplicará a quienes ganen menos de 2.000 euros.

Entre los gestos hacia la clase trabajadora, Macron también pidió a las empresas “que puedan” que paguen a sus empleados una prima de fin de año también exenta de impuestos y cargas sociales.

“Queremos una Francia donde se pueda vivir dignamente del trabajo. Pido al Gobierno y al Parlamento hacer lo necesario para ello”, dijo Macron antes de anunciar el aumento del salario mínimo (en 113 dólares).

40 años de “malestar”

Volviendo a las razones de la crisis, Macron habló de “40 años de malestar que resurgen” y admitió que entendía como “justa en muchos aspectos” la ira de los “chalecos amarillos”.

En lo que pareció un acto de mea culpa, agregó que era consciente de haber “herido” a sus compatriotas con ciertas declaraciones, dijo en referencia a quienes lo tildan de arrogante y de ser “el presidente de los ricos”.

Afirmó que se sentía “responsable” por no actuar lo suficientemente rápido para reformar el país y así ayudar a los más pobres de la sociedad.

Estas medidas fueron acogidas con decepción por los “chalecos amarillos” interrogados en las cadenas de televisión o en varios lugares del país. Aunque algunos reconocen que el Presidente hizo “gestos”, consideran que son medidas “insuficientes” o “incompletas” para frenar las protestas.

“Esta vez, hay realmente un avance. A medida que iba hablando, yo sonreía más”, dijo Erwan, uno de los portavoces del movimiento en Rennes (oeste).

Pero Pierre-Gaël Laveder, manifestante en Montceau-les-Mines (centro), dijo: “Macron no se dio cuenta del alcance de lo que pasó”. “Cada anuncio fue abucheado y la primera reacción fue: ‘Se burlan de nosotros’”, afirmó.

El Presidente celebró ayer por la mañana una reunión en el Elíseo con 37 personas, entre ellas el primer ministro Edouard Philippe y 12 miembros del Gobierno, así como con sindicalistas, miembros de la patronal, presidentes de la Asamblea Nacional y el Senado y responsables locales.

Macron, muy impopular en los sondeos, insultado en las manifestaciones donde se pide su dimisión, y que afronta la degradación de la economía francesa debido a los bloqueos de carreteras y cierre de comercios, necesita apaciguar la cólera que ha ganado a parte del país desde hace más de tres semanas.

 

COMERCIOS CON FUERTES PÉRDIDAS

El impacto económico de esta crisis, que entra en su cuarta semana, preocupa.

Varios comercios en París y en provincias decidieron no abrir en los últimos sábados de manifestaciones y disturbios, renunciando a importantes ingresos a dos semanas de las fiestas de fin de año.

 

17 DE NOVIEMBRE. MÁS DE 4.520 DETENIDOS

Las fuerzas de seguridad francesas han detenido a 4.523 personas en todo el país desde la primera manifestación, el llamado “acto 1”, el 17 de noviembre”, informaron ayer fuentes policiales.

Sólo el sábado pasado, durante el “acto 4” de esta movilización inédita, cerca de 2.000 personas fueron detenidas.

En Portada

  • Dos casos develan falencias en infectología del hospital Viedma
    La llegada al hospital Viedma de dos pacientes con cuadros de infección y meningoencefalitis, referidos desde el departamento del Pando, develaron falencias en el área de infectología, donde se evidenció la falta de insumos, equipos, espacio y también fallas en el acceso al lugar, obstaculizado...
  • Ejecutivo verifica abandono de dueños de helados Panda y ve viable su conversión
    El viceministro de Trabajo y Previsión Social, Héctor Hinojosa Rodríguez, visitó ayer la planta de INAL Ltda. helados Panda y verificó que la fábrica fue abandonada por los dueños. Además, los trabajadores asumieron el control de la factoría y alistan los trámites para convertirla en empresa...
  • Médicos rompen diálogo con Gobierno y van a paro de 48 horas
    El Colegio Médico de Bolivia convocó a un paro de 48 a cumplirse este jueves y viernes luego de que ayer se rompiera el diálogo con la ministra de Salud, Gabriela Montaño. Los galenos calificaron de “soberbia e intransigente” la posición de la autoridad al pretender confrontar a los profesionales...
  • Impulsan norma que apoya el consumo y producción de tarwi
    El tarwi es considerado el grano del futuro por sus altas características nutritivas, que superan a la quinua y a la soya; sin embargo, este alimento es poco conocido y producido en el país por la falta de políticas de incentivos. Es por ello que el Comité de Tierra y Territorio del Senado...
  • La sanción dependerá del tipo de denuncia
    Las posibles sanciones en contra de un jugador que sea denunciado por intento de amaños de partidos, es de por vida. La FIFA optó por promover sanciones más drásticas en este sentido y hace tres meses se hizo conocer del castigo “a perpetuidad” para ocho jugadores y un agente que fueron acusados...