Pasar al contenido principal
Alfredo Jiménez Pereyra

Develan que Maduro analiza dar a Rusia una base aérea en Venezuela

Tras la llegada a inicios de mes de dos bombardeos supersónicos rusos Tu-160 a Caracas, que durante dos días realizaron entrenamientos militares, el Parlamento venezolano inició una investigación para conocer cuáles son las verdaderas intenciones del Gobierno de Nicolás Maduro y de su homólogo ruso Vladímir Putin sobre una posible instalación de una base aérea en la isla caribeña de la Orchilla.

El hecho sucede cuando Maduro ha extremado sus llamamientos militaristas. El lunes 17 volvió a llamar a milicianos revolucionarios y a militares a defender la Patria ante las supuestas amenazas de EEUU, Colombia y Brasil.

Por su parte, el presidente de la Comisión de Política Exterior de la Asamblea Constituyente, Francisco Sucre, advirtió el pasado martes a la AFP que la Constitución prohíbe instalaciones de bases militares extranjeras en territorio venezolano.

La Orchilla es una isla en la permaneció preso Hugo Chávez por varias horas durante el golpe de Estado fracasado de 2002.

Ante esta vorágine de informaciones, el presidente de la oficialista Asamblea Constituyente de Venezuela, Diosdado Cabello, negó la semana pasada que el Gobierno de Maduro aliste la instalación de una base militar rusa en el país petrolero, aunque consideró que esta sería una buena noticia para los venezolanos.

“Sale una noticia por ahí: Rusia prepara la instalación de una base militar en La Orchila. Ojalá fuera verdad, no una, dos, tres, cuatro, diez”, dijo.

El números dos del chavismo se refirió así a reportes de la prensa local —que citan al medio estatal ruso TASS— sobre la presunta instalación de una base militar rusa en territorio venezolano que permita a los aviones del país transcontinental repostar ante eventuales despliegues en el continente americano.

Por su parte, la presidenta de la organización civil Control Ciudadano para la Seguridad, la Defensa y la Fuerza Armada Nacional de España, Rocío San Miguel, indicó al diario El Mundo que la instalación de una base militar requiere mucho dinero y eso es algo que no se hace de un día para otro.

El despliegue de aviones rusos tendría lugar en la isla de La Orchilla, unos 200 kilómetros al noreste de Caracas y en medio del Mar del Caribe, de acuerdo a militares rusos consultados por medios rusos.

Esta locación ya había sido recorrida por autoridades de Rusia.

“Nuestros bombarderos estratégicos ya no tendrán que retornar a Rusia, ni tampoco deberán reabastecerse en vuelo mientras realizan sus misiones de patrullaje en América. (Con este acuerdo) Nuestros Tu-160 arribarán a su base en Venezuela, realizarán vuelos, ejecutarán sus misiones y serán reemplazados de acuerdo a una rotación normal”, dijo el coronel Shamil Gareyev al periódico Nezavisimaya Gazeta.

Perú

En el mismo día de la visita de los Tu-160 a Venezuela, la empresa estatal rusa Rostec abrió un taller de mantenimiento y reparación de helicópteros en Lima, según reportó la agencia TASS.

Las instalaciones proveerán servicios para la flota de helicópteros militares Mil-17 que pertenecen a la fuerza aérea de Perú y para las versiones de uso civil de la misma nave que operan en la región.

Andrei Boginsky, CEO de Russian Helicopters Group, subsidiaria de Rostec que se encargará del proyecto, asegura que tienen órdenes de trabajo hasta 2023 y que ya planean reparaciones para 40 helicópteros. Además, esperan poder ofrecer servicios de mantenimiento para las aeronaves utilizadas por otros países de la región.

Además de Perú, también Argentina, Colombia, Ecuador, México, Nicaragua y Venezuela operan los Mil-17.

 

LA OEA PIDE CONTROL NUCLEAR

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, pidió que se tomen las “medidas necesarias” para verificar si Venezuela cumple con sus obligaciones de no poseer armas nucleares.

Almagro urgió al Organismo para la Proscripción de las Armas Nucleares en América Latina y el Caribe (Opanal) a comprobar si Venezuela cumple con el tratado de Tlatelolco para la desnuclearización del continente y asegurarse de que la comunidad internacional no está “en presencia de armas nucleares”.

 

CRÍTICAS A ALIANZA RUSO-VENEZOLANO

El aterrizaje de los dos Tu-160 es visto como una muestra de apoyo de Rusia al Gobierno venezolano que dirige Maduro y al que se opone EEUU.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, dijo que se trata de “dos Gobiernos corruptos despilfarrando dinero público”.

El portavoz del Departamento de Defensa estadounidense, el coronel Rob Manning, señaló que recientemente EEUU envió un barco-hospital a la costa de Colombia para ofrecer ayuda, entre otros, a los miles de venezolanos que han huido de su país por la hiperinflación .

 

LAS AERONAVES RUSAS QUE PROVOCAN TENSIÓN

REDACCIÓN CENTRAL

La escuadrilla de aviones rusos, incluyendo dos bombarderos estratégicos Tu-160, un transporte militar Antonov An-14 y un avión de pasajeros Ilyushin Il-62, aterrizó el lunes 10 de diciembre en Maiquetía, Caracas, y provocó una escalada de tensiones en la región.

Los Tupolev Tu-160 son bombarderos estratégicos supersónicos que entraron en servicio en la Unión Soviética en 1987 y siguen siendo utilizados por Rusia. Tienen una tripulación de cuatro personas y pueden volar a una velocidad máxima de 2.200 kilómetros por hora, llevando armamento de todo tipo, incluyendo misiles nucleares y de crucero. Es comparable en rol al Rockwell B-1 Lancer estadounidense.

Las naves se retiraron finalmente el viernes 14, luego de haber realizado maniobras en conjunto con las fuerzas venezolanas.

Pero tan tensa como pudo ser la fugaz visita de la escuadrilla al país sudamericano, que se encuentra inmerso en una crisis política, social y económica no antes vista y cuyo régimen está acusado de mantenerse ilegítimamente en el poder y por medio de una creciente represión.

Venezuela y Rusia son aliados desde hace años, pero la llegada de los aviones coincide con la visita a principios de mes de Maduro a Moscú, donde se reunió con el presidente ruso Vladímir Putin.

Datos: Agencias e Internet

 

ANÁLISIS

Alfredo Jiménez Pereyra. Editor Mundo

Vuelve a la memoria la crisis de los misiles en Cuba de 1962

La posible instalación de una base rusa en Venezuela, en especial considerando la presencia de bases estadounidenses en Colombia, trae el recuerdo de la crisis de los misiles de 1962.

En octubre de ese año, la entonces Unión Soviética instaló misiles nucleares en Cuba, en respuesta al envío de EEUU de armamento similar a Turquía, y se desencadenaron así casi dos semanas de tensiones extremas en las que el mundo estuvo al borde de la Tercera Guerra Mundial. La crisis, que duró 13 días, se saldó con una negociación entre los presidentes de EEUU, John Fitzgerald Kennedy, y el presidente del Consejo de Ministros de la Unión Soviética, Nikita Khruschev, y el compromiso de ambos países a quitar las armas nucleares de Cuba y Turquía.

En Portada