Pasar al contenido principal
Wilson Aguilar

Acusan al MAS de querer legalizar coca ilícita con la toma de Adepcoca

Cinco años de confrontación y varios intentos del MAS de tomar Adepcoca son aspectos preliminares de la nueva ola de violencia que se registra en Villa Fátima, La Paz.

Según abogados y asambleístas de la oposición, el fondo de esta disputa es que el partido gobernante busca tener el monopolio o control total de la producción de la hoja de coca, no quiere organizaciones independientes y  legalizar cultivos ilícitos, entre otros.

Ayer Villa Fátima y Villa El Carmen se convirtieron nuevamente en escenarios de confrontación entre productores de coca, que demandan la devolución de su mercado, en manos de un dirigente afín al MAS, y efectivos de la Policía, con el intercambio de agentes químicos, balines, piedras, cachorros de dinamita.

El abogado Omar Durán, que en su oportunidad fue asesor de Adepcoca, señala que el Gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS) siempre tuvo el apetito de hacerse de este mercado legal de la coca, pero que es de índole privada.

“Lo que ha hecho el Gobierno es penetrar esta institución, que no tiene nada que ver con el Estado, porque tiene su propia personería jurídica. Es como si se metiera en un asunto entre privados, para tener el control de este sector tan grande “, dijo.

Agregó que, en su momento, el “plan del Gobierno es tener lo que tiene en el Chapare, para que no haya mucha bulla y digan porque la mayor cantidad de coca excedentaria y que se convierte al narcotráfico es la del Chapare y solamente la ley reconoce dos mercados de los Yungas y de Sacaba”.

“El Gobierno pretende controlar la Adepcoca para certificar la coca que se produce ilegalmente en sectores excedentarios”, sostuvo.

Para el diputado Marcelo Pedrazas, de Comunidad Ciudadano (CC), además de tener el interés de legalizar cultivos excedentarios, también busca el control político en la zona, con el objetivo de se alíe al partido azul y firme certificaciones de comercialización legal de coca excedentaria.

“Esto es un tema político. Los que producen coca quieren gobernarnos y quieren gobernarnos a la visión de país que ellos tienen. Una vez consoliden la toma de Adepcoca, ya no existirán esas zonas rojas, por manejar esto le significaría un gran poder económico. Nos hemos transformado en un narcoestado”, dijo.

Agregó que ahora la violencia ha sido “generada desde el Gobierno. Una cosa es que haya habido ciertas diferencias entre los sectores, pero otra la intervención del Ministro de Gobierno”.

“En el intento de que sea el MAS el que tenga el control en la coca de los Yungas, ha generado este problema y existe responsabilidad, que tarde o temprano tendrá que responder por este enfrentamiento y represión de los productores”, dijo.

Sin embargo, asambleístas del MAS aseguran que esta crisis en Adepcoca es porque existe injerencia de la derecha, que busca confrontar a los cocaleros con el Gobierno.

El MAS, con apoyo de la Policía, tomó el mercado legal e impuso a Arnold Alanes como presidente.

 

Marcha de mujeres de Adepcoca

Ayer, un grupo de mujeres productoras de coca de los Yungas se movilizaron de forma pacífica con el pedido de renuncia del dirigente Arnold Alanes, quien pretendió conversar con el sector al que descalificó al indicar que se trataba de vendedoras, comerciantes y otros.

De forma paralela, ante el estallido de la violencia, los vecinos de la zona armaron barricadas y derramaron aceite en diferentes calles para evitar que el enfrentamiento llegue a sus hogares inundadas por gases lacrimógenos y la detonación de dinamitas.

Tras estos hechos, la violencia se reactivó en los alrededores del mercado legal de la coca, Adepcoca, oportunidad en que los productores reprimidos expresaron nuevamente su plan de retomar su sede que se encuentra en manos del MAS.

En Portada