Pasar al contenido principal
AGENCIAS

Rige decreto para que trabajadoras del hogar se afilien a la CNS

El presidente Luis Arce Catacora, entregó este martes el Decreto Supremo reglamentario de la Ley N° 2450 de Regulación del Trabajo Asalariado del Hogar, que les permite a las trabajadoras de casa afiliarse a la Caja Nacional de Salud (CNS) y aseguró que esa norma es por decisión política de su Gobierno en justicia a la labor que desarrollan a diario y en protección de su vida.

"Este Decreto Supremo, reglamenta la Ley que estaba ahí, pero nosotros la estamos reglamentando para que nuestras hermanas trabajadoras del hogar puedan a partir de la fecha de promulgación hacer los trámites necesarios para poder afiliarse y tener un seguro de salud", dijo el primer Mandatario en un acto desarrollado en la Casa Grande del Pueblo.

El Artículo primero establece que el mencionado decreto tiene el objeto de garantizar la filiación a las trabajadoras o trabajadores asalariados del hogar ante la Caja Nacional de Salud.

El ministro de Salud y Deportes, Jeyson Auza, recordó que tuvieron que pasar más de 18 años que no se había reglamentado una ley que estaba orientada a darle seguridad en salud a las trabajadoras del hogar.

 "Siempre existen observaciones, tecnicismos que dicen no se puede por esto o por aquello, pero ante eso está la determinación de asumir con justicia el reconocimiento a nuestros trabajadores y trabajadoras del hogar, es por eso que después de haber trabajado en el decreto de reglamentación, lo hemos socializado con la Federación Nacional de Trabajadora del Hogar, con quienes hemos construido este decreto reglamentario y hemos contado con su respaldo", puntualizó la autoridad en Salud.

A partir de ese Decreto Supremo la empleadora o empleador que tenga bajo su dependencia a una trabajadora o trabajador asalariado del hogar que perciba un salario mayor o igual al Salario Mínimo Nacional debe registrarse y están obligados a inscribir a sus trabajadores en la Entidad Gestora en el plazo máximo de cinco días hábiles a partir de la fecha de la iniciación de la relación laboral, incluyendo el período de prueba y sin prejuicios de adeudos existentes.

En Portada