Pasar al contenido principal
Carmen Challapa Cabezas

Policía, en alerta en el trópico por tres asesinatos y casos de secuestro

Tres asesinatos violentos, un secuestro armado y el rastro de bandas delincuenciales que operan en diferentes zonas del trópico son las principales pistas que sigue la Policía para desarticular a diferentes organizaciones delictivas.

El último caso denunciado fue el secuestro de un hombre de 31 años. El reporte policial refiere que la víctima fue interceptada por siete personas el pasado jueves, cuando se dirigía a su chaco. Los secuestradores pidieron 10 mil dólares a la esposa del secuestrado para liberarlo y dejarlo vivo.

El 12 de septiembre, a orillas del río Sajta, fueron encontrados los cuerpos de dos personas asesinadas a sangre fría por los denominados “guardias vecinales”. Este caso continúa en proceso de investigación y se esperan los resultados de balística para establecer la responsabilidad de las dos muertes.

El 3 de septiembre, personal de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv) hizo el levantamiento legal del cadáver de una mujer de 30 años. El cuerpo fue encontrado a orillas del río Rosa Ñ. El examen forense estableció que la mujer fue apuñalada con un arma blanca.

El pasado fin de semana, en la zona de Mariposas, central 6 de Agosto del sindicato San Joaquín en el trópico, se encontró el cuerpo de Julio Olivera Rojas (40).

El reporte policial refiere que el cuerpo presentaba múltiples signos de violencia, golpes, puñaladas y además se le habría extraído los ojos. Además de existir dos heridas causadas por un arma punzocortante a nivel del abdomen.

La víctima habría sido reportada como desaparecida el 4 de septiembre. La Policía continúa investigando el caso para conocer los móviles del hecho.

“Se activaron los mecanismos de Inteligencia para poder determinar los pormenores del caso. La muerte de esta persona podría ser por problemas pasionales o deudas”, explicó el vocero de la Felcc, Alexander Vargas.

El director departamental de la Felcc, Edwin Cárdenas, señaló que, desde que la Policía retornó al trópico, se logró esclarecer varios hechos de sangre e identificar a varias organizaciones criminales.

“La Policía está mostrando seguridad y profesionalismo”, señaló.

En el caso de secuestro, Cárdenas descartó cualquier vínculo con el narcotráfico.  Se desconoce si los sindicados cuentan o no con antecedentes judiciales.

El comandante departamental de la Policía, Javier Mendoza, explicó que en el caso de secuestro, extorsión, portación de arma de fuego y robo agravado se encuentran involucrados siete jóvenes (hombres y mujeres).

“La víctima fue interceptada en Isinuta, cuando se dirigía a su plantación de coca, fue interceptado por varias personas que por la fuerza lo llevaron hasta la localidad de Samuzabety. Un día después del secuestro, se comunican con la esposa de la víctima a quien le piden 10 mil dólares para liberar a su pareja”, explicó Mendoza. El sábado, la esposa sentó la denuncia ante la Felcc por la desaparición de su esposo. Los investigadores armaron el operativo y lograron aprehender a cuatro personas de manera inicial. “Se trasladan a Samuzabety, donde encuentran a la víctima atada, con los ojos vendados y dentro de un vehículo tipo Noa, donde además hallan armas de grueso calibre”, detalló.

 

En Portada