Pasar al contenido principal
Carmen Challapa Cabezas

Alertan que pedófilos buscan por Facebook “seguidores” en Bolivia

El movimiento delictivo internacional MAP (Minor-attracted Person o Persona atraída por menores), en las últimas semanas ingresó con más fuerza de las redes sociales, especialmente del Facebook, a través de diferentes cuentas y páginas y pretenden captar simpatizantes.

Los creadores de estos grupos de Facebook pertenecen a diferentes partes de Latinoamérica y buscan ampliar sus actividades delictivas.

Jessica Echeverría, abogada, activista y representante de la Red Ciudadana Contra el Infanticidio y Abuso Sexual Infantil, señaló que en las redes sociales, principalmente en Facebook se filtraron algunos pedófilos, que realizan publicaciones con capturas y fotografías explícitas de pornografía infantil.

“Como Red, iniciamos un rastreo de estas páginas y cuentas a través de las que se publica este tipo de contenido. Los pedófilos de Bolivia se comunican con España y México para compartir contenidos. Antes operaban más secretamente; ahora lo hacen casi abiertamente a través de las redes sociales”, explicó.

Patrullaje cibernético

A través de un trabajo conjunto a nivel internacional, a la fecha, los colectivos lograron dar de baja a 10 mil cuentas de MAPs de Facebook

“Les digo que si esta página cae, ya tengo otra preparada, no nos vamos a rendir”, señala una publicación en una página creada el 28 de mayo.

Echeverría pidió a la Policía, especialmente a los responsables de Cibercrimen, que no descuiden el patrullaje en las redes sociales.

“Entendemos que toda la Policía ahora está un poco distraída con los controles por la Covid- 19. Les hicimos llegar nuestras denuncias, los nombres de las cuentas, capturas de pantalla. Es necesario que se priorice este tema”, refirió.

Peligro en RRSS

Pero no sólo Facebook es usado para “socializar” contenido pornográfico para pedófilos, sino que a través de WhatsApp también se difundió este tipo de material a diferentes números, entre ellos a la abogada Jessica Echeverría.

“Me llegó denuncia de al menos cuatro personas a las que les llegó este tipo de fotografías, no sé cómo es que consiguen los números o envían al azar, pero realmente es algo preocupante”, dijo.

Denuncias

Esta irregularidad fue denunciada ante la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) en Santa Cruz, donde se inició una investigación para poder rastrear las números de celular.

“Por las clases virtuales, los niños están constantemente en las redes, sobre todo al TikTok, que es a través de las que los pedófilos estudian a sus víctimas. Hay que tener cuidado con las fotografías que se publica de nuestros hijos, hermanos y sobrinos”, señaló Echeverría.

 

CASOS DE VIOLACIÓN A NIÑOS INCREMENTARON

Los datos de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv) muestran que, a nivel nacional durante las tres primeras etapas de cuarentena, 108 niños, niñas e infantes fueron víctimas de violación sexual dentro de sus hogares.

“Los monstruos no sólo están en los cuentos de hadas, también están dentro de casas donde niñas y adolescentes temen que su agresor las vuelva a agredir sexualmente”, señaló Jessiva Echeverría, activista y abogada.

 

OPERACIÓN “TANTALIO” RED DE PORNOGRAFÍA INFANTIL

REDACCIÓN CENTRAL

El exdirector de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) Jhonny Aguilera informó que las siete personas de nacionalidad boliviana involucradas en una red mundial de distribución de pornografía infantil, aprehendidas en la operación “Tantalio”, actualmente se encuentran en etapa de juicio oral.

Esta red internacional fue descubierta en julio de 2017, cuando investigadores españoles hallaron en el “Darknet” un enlace a la aplicación de telefonía de WhatsApp que los condujo hasta un chat de pedófilos de 15 países de habla hispana, que intercambiaban pornografía infantil, entre ellos colombianos, brasileños, chilenos, mexicanos y bolivianos.

En este operativo, 50 personas fueron aprehendidas, entre las cuales se encontraban siete bolivianos, uno de ellos era un teniente coronel de las Fuerzas Armadas.

Se trata del mayor del Ejército José Luis M., quien estaba a cargo del Liceo Militar Teniente Edmundo Andrade, en Sucre. La fiscal de este tiempo no descartó que estudiantes de esa institución pudieran estar entre las víctimas, pues se observaron varias fotografías con adolescentes de uniforme militar.

Según los reportes de entonces, los involucrados bolivianos habrían pactado obtener lucro económico vendiendo material a otros usuarios, previo pago mediante recargas de teléfono móvil.

En Portada