Pasar al contenido principal
Nelson Peredo

Cuarentena funcionó, pero se deben valorar 5 variables para levantarla

La cuarentena rígida terminará en todo el país este 31 de mayo, según anunció el Gobierno. Expertos consideran que esta medida sanitaria cumplió los objetivos que se propuso y que logró contener el avance rápido del coronavirus en casi todo el país, a excepción de Beni. Pero, aseguran que levantar el confinamiento debe depender de al menos cinco parámetros, de los que el país cumple tres.

Estos parámetros son: capacidad instalada, contagios controlados, educación de la población, minimizar los riesgos de contagio en grupos vulnerables y adoptar medidas de bioseguridad en espacios laborales, empresas, sitios públicos, etc.

El Gobierno ya dispuso que desde el 1 de junio las restricciones serán flexibilizadas y pasó a los niveles subnacionales la decisión final de cómo hacer estos ajustes.

Para el exministro de Salud, Guillermo Cuentas, la cuarentena en Bolivia sirvió para contener la explosión de  casos, pues aunque la cantidad de positivos que se tiene en el país (más de 8 mil) parece alta, no lo es en comparación con otros países que no han adoptado esta medida de aislamiento.

“La cuarentena es una política de contención del virus, no se hace cuarentena para evitar el virus o hacer que se vaya, el virus no se va a ir. Simplemente, se hace cuarentena como contención para evitar la expansión del virus en un periodo determinado”, explicó Cuentas.

Añadió que esta medida de restricción se toma para ganar tiempo y extender lo más posible la curva de contagio, de modo que no lleguen todos los casos en un uno, pues esto colapsaría los sistemas de salud.

Indicó que hay países, como Suecia, que han atrasado al máximo la decisión de una cuarentena total, porque tienen una capacidad instalada de atención mucho mayor a la de Bolivia.

Pero, aún así, Suecia ha tenido que adoptar algunas medidas de aislamiento, debido a la explosión inusitada de casos.

“En Bolivia la cuarentena ha funcionado. Disminuyó el número de infectados, evitó la expansión del brote en todo el territorio generando silencios epidemiológicos y generando zonas donde no hay reporte del virus”, indicó.

Esto, detalló, más allá de  todos los errores y conflictos que significó el confinamiento.  Dijo, por ejemplo, que Oruro, que presentó más de 20 días de silencio epidemiológico, es igual un caso de éxito, porque hoy se tienen “como 150 casos, que es un número bajo para la cantidad de población en esa región”.

“Es difícil saber cuántos casos evitó la cuarentena, pero sin duda son muchos”, dijo.

Aseveró que la poca cantidad de pruebas de diagnóstico es una debilidad que puede ocultar la gravedad de la pandemia, pero indicó que esta falla puede ser superada con pruebas clínicas. “Si un paciente tiene fiebre, tos seca, malestar, entonces ni siquiera hay que hacerle la prueba ese rato, debe entrar directo al aislamiento total y también aislar a sus contactos, luego se le hará la prueba”, dijo.

El presidente del Colegio Médico de Cochabamba, Edgar Fernández, añadió que los planes de contención de la pandemia se han creado según las características del virus.

Como el contagio de la Covied -19 es vía gotitas de la saliva, entonces se ha señalado que el distanciamiento social y la cuarentena son los caminos más sencillos para contener la enfermedad.

Puso de ejemplo el caso de Corea del Sur, uno de los países que con mayor éxito ha frenado el avance de la pandemia y con menor letalidad. Dijo que la eficiencia de estas medidas se dan porque la gente colabora y el Estado tiene la capacidad de hacerlo, por su sistema de salud.

Salvando las enormes diferencias, dijo que “la cuarentena en Bolivia ha tenido resultados positivos. Comparando con otros países que tienen poblaciones similares, tenemos menos casos”.

Pero la cuarentena llegó a su límite, explicó, porque la gente cumplió con todas sus limitaciones, pero ya no puede hacerlo más por las características económicas del país, pues la mayor parte de la población vive del comercio informal.

“La cuarentena ha retrasado los picos, en Cochabamba por ejemplo la proyección de casos nuevos es de 20 diarios que es considerablemente bajo para la cantidad de población que tenemos, de 2 millones de habitantes. La cantidad es pequeña, pero es una muestra de lo que se puede hacer en la contención. Hemos respondido a las expectativas”, indicó.

Sin embargo, no es la misma situación que Beni, donde la explosión de casos ha sido mucho mayor a la del resto del país.

Para el director del Servicio Departamental de Salud (Sedes) Óscar Urenda, la cuarentena hubiera servido mucho más si la gente cumplía con su tarea.

“La cuarentena fue muy positiva, la prueba está en que Bolivia tiene hasta hoy la contención de la enfermedad, a diferencia de lo que pasa en Ecuador o Perú, donde la situación es muy diferente”, explicó a Bolivia TV.

En Perú el primer caso se detectó el 6 de marzo y a la fecha tiene 140 mil casos y 4.100 fallecidos. En  Ecuador, el primer positivo fue el 1 de marzo y hoy tiene 39 mil casos y 3.300 muertos. Sin embargo, estos países han hecho muchas más pruebas de diagnóstico en comparación con Bolivia.

Urenda aseveró que “la cuarentena sirvió para contener, recuerdo que un ministro me dijo que sólo íbamos a aguantar una cuarentena de tres semanas, pero ya vamos casi nueve semanas. La cuarentena fue efectiva, pero ahora se relajaron las normas y la gente no hace caso, está entrando en un caos”, dijo.

Desconfinamiento.

El exministro Cuentas dijo que se necesitan evaluar cinco parámetros para un desconfinamiento o “desescalada”.
Primero, tener una “capacidad instalada”, es decir, hospitales, laboratorios de prueba personal e insumos para responder a los brotes que aparezcan. “Sin duda no cumplimos este punto, pero si la gente cumpliría con la tarea sencilla de usar barbijo, lavarse las manos y la distancia social de 2 metros, se puede equilibrar”.

El segundo elemento es tener la cantidad de contagios controlada. Para Cuentas Bolivia cumple este punto, pues no hubo explosión de casos como en otros países. El tercer factor es la  educación de la población.

Para el experto, el país cumple este punto a medias, pues la gente sabe qué es el coronavirus y cómo combatirlo, “pero no lo hace, hay mucha indisciplina”.

El cuarto elemento es minimizar los riesgos de contagio en grupos vulnerables, como adultos mayores de 60 años o niños; y el último parámetro es adoptar medidas de bioseguridad en espacios laborales, empresas, sitios públicos, cuestiones que se han cumplido a medias en todo el país.

 

Los primeros dos casos de coronavirus en Bolivia fueron reportados el 10 de marzo.

 

OMS RECOMIENDA ETAPAS DE 14 DÍAS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó a mediados de abril una actualización de su estrategia frente al coronavirus en la que recomienda que los países que decidan salir de las cuarentenas planifiquen fases de dos semanas, de manea organizada y disciplinada, para evitar el rebrote o mayor expansión del virus.

La OMS aseveró que las decisiones para flexibilizar la cuarentena deben estar basadas en evidencias y datos en tiempo real sobre las pruebas de detección de casos sospechosos, el aislamiento de los confirmados, el seguimiento de los contactos y la capacidad de los sistemas sanitarios para atender a toda la población que lo necesite.

Para los expertos consultados, Bolivia no cumple con estas condiciones.

 

LAS PRUEBAS SON FUNDAMENTALES

Bolivia ha realizado en los más de dos meses de pandemia cerca de 26 mil pruebas de diagnóstico de coronavirus, es decir, 2.363 pruebas por cada millón de habitantes. Esta cifra es una de las más bajas en comparación con Colombia, que realiza 4.862 pruebas por cada millón o Chile que hace más de 11 mil pruebas por cada millón.

Guillermo Cuentas, exministro de Salud, indicó que esta es una de las debilidades que forma parte del parámetro de capacidad instalada, pero dijo que con un buen trabajo clínico y de aislamiento se puede superar. “Si se identifica a pacientes que tienen fiebre, tos seca, malestar, que no  sienten sabores ni olores, debe ser inmediatamente tomado como caso sospechoso y aislado, al igual que sus contactos”, aseveró.

 

DATOS

Reportan 8.387 casos. El Ministerio de Salud informó ayer que el país llegó a 8.387 contagios de coronavirus, con 619 nuevos infectados reportados en las últimas horas en siete departamentos.

Dos regiones concentran. Santa Cruz y Beni concentran el 80 por ciento de los casos a nivel nacional; 5.774 contagiados y 1.506, respectivamente.

Pocas pruebas. Bolivia realizó hasta ayer poco más de 26 mil pruebas de diagnóstico de coronavirus, es decir, un promedio de 2.363 diagnósticos por cada millón de habitantes, uno de los más bajos de la región.

69 días de cuarentena. Bolivia inició la cuarentena total el 22 de marzo,y hasta hoy son 69 días de esta medida. El primer caso se reportó el 10 de marzo.

 

BENI ES LA “RADIOGRAFÍA” DE LA CRISIS DE SALUD EN BOLIVIA

REDACCIÓN CENTRAL

Para los expertos Guillermo Cuentas y Édgar Fernández, la explosión de los casos de coronavirus en Beni y el mal manejo de la crisis en esta región es la “radiografía” y el fiel reflejo de la crisis del sistema de salud que hay en todo el país.

“Hoy nos permite reflejar a Beni en una radiografía lamentable de la crisis estructural del sistema de salud en Bolivia. Refleja una débil capacidad institucional, de no haber previsto con pequeñas tareas de dotación de insumos, de responsabilidades en el cumplimiento de la cuarentena, es una parte de la crisis del Estado boliviano”, dijo Cuentas.

Beni tiene el 18 por ciento de los casos de todo Bolivia, pero sólo el 5 por ciento de la población del país. Hasta ayer, esta región con más de 200 mil habitantes registra 1.506 casos, cuatro veces más que La Paz, que tiene casi tres millones de población.

Para Edgar Fernández, la explosión de casos en Beni es la sumatoria de una serie de errores en el plan de contingencia, de irresponsabilidades de los distintos niveles del Estado, pero también del olvido histórico estatal de esa región, pues a la fecha tiene sólo un hospital de tercer nivel, el Germán Busch, que está en Trinidad, pero que “ya cumplió su ciclo hace mucho tiempo”.

“Hubo falta de detección temprana, de reacción, se durmieron y no tomaron decisiones”, indicó Fernández.

 

EL HAMBRE “SE IMPONDRÁ” A LA CUARENTENA EN EL PAÍS

REDACCIÓN CENTRAL

Los expertos consultados consideraron que no se puede llevar la cuarentena más allá del tiempo que se ha previsto, porque el país no tiene la capacidad de sostener un aislamiento por mucho tiempo, por lo que recomendaron que se tomen las medidas de bioseguridad necesarias para volver al trabajo, cuidando a los sectores vulnerables.

El exministro de Salud, Guillermo Cuentas, opinó que  si las personas cumplen con las medidas de bioseguridad y con el distanciamiento social se habrá avanzado mucho en la lucha contra el coronavirus.

“Tres medidas que son muy sencillas bastan para frenar el virus si la gente los cumple: usen barbijo, lávense las manos y mantengan la distancia de dos metros entre personas. Con eso se hará mucho, pero la gente debe tomar conciencia”, indicó.

Aseguró que para un desconfinamiento se deberá tomar en cuenta el cumplimiento de esta medida. “ En Europa te multan si no usas barbijo”, recalcó.

Edgar Fernández, presidente del Colegio Médico de Bolivia, aseveró que una de las debilidades es la indisciplina social, pues cumplir con las medidas básicas de distanciamiento y limpieza disminuiría mucho la probabilidad de contagio.

Sobre la cuarentena, aseveró que “el hambre se va a imponer a la salud, a la cuarentena”, por lo que dijo que lo mejor en el país es buscar medidas alternativas para retornar a trabajar, pero sin descuidar la salud.

En Portada