Pasar al contenido principal
Redacción Central

OEA refuta a Washington Post y ratifica manipulación

La Organización de los Estados Americanos (OEA) arremetió contra el diario estadounidense Washington Post y ratificó su informe de auditoría que concluye que en las elecciones presidenciales de octubre pasado en Bolivia hubo “manipulación intencional” en los resultados.

El Washington Post publicó el jueves un artículo que afirma que en los comicios en los que participó Evo Morales “no existe evidencia de fraude” y que al contrario “hubo un golpe de Estado”. El artículo cita un informe de John Curiel y Jack Williams, expertos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), que sostienen que, estadísticamente hablando, el expresidente boliviano sí hubiera logrado una diferencia porcentual de votación de 10 puntos sobre su inmediato seguidor, Carlos Mesa, contradiciendo de esta manera, el informe de auditoría de la OEA.

Para este último organismo, sin embargo, “el mencionado artículo contiene múltiples falsedades, inexactitudes y omisiones” y distorsiona deliberadamente el informe final. “El artículo no es ni honesto ni basado en hechos, ni completo. Sobre todo, no es ‘científico’. Me decepciona que se haya publicado un artículo que no cumple con las normas periodísticas básicas”, reza parte de la carta enviada al Washington Post y suscrita por Gonzalo Koncke, jefe de gabinete del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro.

La carta añade que el artículo del diario, desplegado en la sección The Monkey Cage, ignora deliberadamente hallazgos importantes que  prueban inequívocamente que hubo una “manipulación intencional de las elecciones”, como los cambios en actas y la falsificación de firmas de jurados de mesa.

Además, se constató que en el procesamiento de los resultados se redireccionó el flujo de datos a dos servidores ocultos y no controlados por el personal del Tribunal Supremo Electoral (TSE), lo que posibilitaba la manipulación de datos y suplantación de actas”.

“Los servidores ocultos, la falta de cadena de custodia, la falsificación de actas o inconsistencias inexplicables en el número de votos emitidos, sólo por nombrar algunos hallazgos, no deberían ser ignorados por ningún especialista en integridad electoral”, agregó.

La misiva añade que el informe de la OEA, de más de 96 páginas, fue ampliamente difundido y que otros organismos internacionales, como la Unión Europea, apoyaron los resultados del estudio.

“Es un desafío a la razón que alguien tome una de estas pruebas, supuestamente la cuestione, ignore todas las demás y declare con orgullo que ‘no hay razón para sospechar fraude’”, dijo el jefe de gabinete de Almagro.

 

Para la OEA, el artículo ignora deliberadamente hallazgos importantes que prueban la manipulación

 

DATOS

Expertos de MIT dicen que Evo pudo ganar. En su análisis, los investigadores del MIT John Curiel y Jack Williams afirman que es “altamente probable que Morales superase el margen de 10 puntos” para ser elegido en primera vuelta, pues la tendencia alcista que impulsaba al expresidente era anterior a la interrupción del conteo rápido.

“Como especialistas en integridad electoral, encontramos que la evidencia estadística no respalda el reclamo de fraude en las elecciones de octubre en Bolivia”, dijeron.

 

MAS VALORA INFORME Y MÉXICO PIDE OTRO ESTUDIO

REDACCIÓN CENTRAL

El Movimiento Al Socialismo (MAS) publicó en Twitter: “una investigación más que confirma que no hubo fraude, sino un golpe de Estado”, en referencia al artículo del Washington Post, que concluye como altamente probable la victoria de Evo Morales en las elecciones de octubre pasado.

“El mundo lo sabe, en Bolivia no hubo fraude”, escribió el exministro de Economía y actual candidato a la presidencia por el MAS, Luis Arce Catacora.

La misión mexicana ante la OEA, en tanto, solicitó ayer a este organismo aclarar y explicar las “deficiencias” de su auditoría. “Nuestra misión pedirá formalmente que un tercero realice una comparación de ambos estudios y dilucide las discrepancias entre ellos”, indicó el portavoz mexicano Roberto Velasco.

En Portada