Pasar al contenido principal
Redacción Central

Resistencia justifica agresión en plaza y Murillo pide informe

La Resistencia Juvenil Cochala (RJC) fue nuevamente centro de polémica, ayer, luego de que el grupo irregular desalojó bruscamente a un conjunto de personas que se encontraba en la plaza de Cala Cala, a quienes acusaron de querer destruir un “monumento” que tienen instalado en la zona.

El Ministerio de Gobierno pidió un informe de estos hechos y advirtió que no permitirá ningún tipo de milicias “ni en el campo ni en la ciudad”.

Uno de los líderes de la RJC, Yassir Molina, dijo a Los Tiempos que el incidente se produjo “por defender los monumentos que instalaron en el lugar” ya que supuestamente dirigentes del Movimiento Al Socialismo (MAS) pretendían retirar la motocicleta quemada que dejaron en homenaje a los caídos en los conflictos poselectorales de octubre y noviembre del años pasado.

Según se conoce, las personas eran parte de una comisión de transportistas que se encontraban en la plazuela Cala Cala, donde esperaban para ingresar a un foro en el hotel Camino Plaza que se encuentra en la zona, para abordar el proyecto de la terminal de buses de Cochabamba.

En ese momento, un grupo de la RJC, varios de ellos encapuchados, llegó por el oeste con petardos y gritos, y obligaron a las personas a desalojar la plazuela.

Una de las afectadas dijo a la Red Uno que ellos sólo estaban esperando que sus dirigentes salgan de la reunión y que por ello se sentaron en la plaza. Otra de las agredidas aseveró que todos tienen derecho a estar en cualquier punto de la ciudad.

Al respecto, Molina dijo que “lamentablemente se está tergiversando lo que ha sucedido. (Las personas) estaban con dirigentes masistas y acudimos a llamado de vecinos de esta zona, porque (la gente del MAS) han intentado sacar monumentos que tenemos acá, ellos vinieron con un grupo de choque”.

Aseveró que “nosotros no violentamos, no discriminamos, todos son bienvenidos, pero no vamos a permitir que vengan a agredirnos ni destruir plazuelas e instituciones”.

El video de la agresión circuló en redes sociales y generó repudio de los internautas, además algunas de las mujeres eran de pollera y se acusó a la RJC de racista.

Al respecto, Molina aseveró: “Siempre el MAS se escuda en las dignas señoras de pollera. Nosotros estamos contra la discriminación, muchos de nosotros venimos de mujeres de pollera”.

El dirigente cocalero, Leonardo Loza, lamentó estas acciones y aseveró que se trata de ataques racistas contra gente humilde.

“Son muy violentos. Nuestras hermanas de pollera han sido humilladas y ésa es la clase de Gobierno que tenemos. Tenemos todos el mismo derecho. No sé qué espera la Policía para actuar, pero son capos para acusarnos a nosotros de sedición”, dijo.

Minutos después del incidente, la Policía envió un contingente para el restablecimiento del orden público, informó el comandante departamental, Jaime Zurita.

 

EL GOBIERNO PIDE UN INFORME

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, dijo que pedirá un informe de los hechos y aseguró que se tomarán acciones al respecto. “No conozco el hecho, pero voy a pedir un informe y voy a tomar acciones al respecto. Eso no es normal y no vamos a permitir milicias de ningún tipo, no va a haber milicias en la ciudad ni en el campo”, dijo.

“A los grupos de La Resistencia que se han formado y que han defendido la ciudad, está muy bien, felicidades, jóvenes. Pero de ahí a ser milicias eso no está bien y no lo voy a permitir. Vamos a tomar medidas sobre el caso”, aseveró el Ministro de Gobierno.

En Portada