Pasar al contenido principal
AGENCIAS

Aislado y sin apoyo, el exministro Romero va a la cárcel por caso Uelicn

LOS TIEMPOS Y AGENCIAS

El juez primero anticorrupción de La Paz, Alan Zárate, dispuso ayer la detención preventiva del exministro de Gobierno Carlos Romero, imputado por los delitos de uso indebido de influencias e incumplimiento de deberes en el caso de contratos irregulares en la Unidad Ejecutora de Lucha Integral Contra el Narcotráfico (Uelicn).

Romero, considerado un hombre fuerte del Gobierno de Evo Morales por los altos cargos que ocupó desde 2006 hasta 2019, fue a la cárcel sin recibir ningún pronunciamiento de apoyo de dirigentes o sectores del MAS.

El exministro fue muy cercano al expresidente Morales, pero el exmandatario no se pronunció sobre su detención preventiva, aunque sí lo hizo en días pasados cuando Romero fue aprehendido.

En su audiencia, Romero no tuvo respaldo de organizaciones sociales ni dirigentes, pese a que fue por varios años alto dirigente del MAS.

Seis meses de detención

“Se determina seis meses de detención preventiva en el penal de San Pedro, inmediatamente después de escuchar la decisión se activó el recurso de apelación”, informó Andrés Zúñiga, abogado de Romero.

Zúñiga cuestionó la determinación de detención preventiva y asegura que se cometió una arbitrariedad con su defendido.

Para el juez, hay indicios que involucran al exministro en el caso y podría influir en las investigaciones, por lo que decidió enviarlo a la cárcel.

Romero fue imputado por los delitos de uso indebido de influencias e incumplimiento de deberes, debido a que en su calidad de máxima autoridad ejecutiva del Ministerio de Gobierno estaría involucrado en las irregularidades detectadas en la Uelicn, dependiente de esa cartera de Estado.

La Fiscalía investiga presuntos actos de corrupción en los procesos de licitación que hizo la Uelicn a un consorcio de empresas lideradas por Horizontal de Aviación Bolivia para tareas de mantenimiento de las aeronaves y helicópteros de la FTA conocidos como “Diablos Negros y Diablos Rojos”, entre 2013 y 2018.

Por este caso, varios exfuncionarios de la Uelicn y exjefes militares fueron procesados y encarcelados.

Romero denunció que no existen pruebas suficientes para vincularlo en este caso, ya que él mismo, en su calidad de ministro de Gobierno, impulsó las investigaciones. Asimismo, denunció que se cometieron muchas irregularidades desde su aprehensión hasta la ampliación de la denuncia en su contra.

Para la exautoridad, fue ilegal su detención y hubo actuados procesales defectuosos que hicieron conocer en audiencia a través de incidentes procesales, que fueron rechazados.

El abogado Zúñiga dijo que en audiencia el juez les dio la razón de que la aprehensión de su defendido era ilegal, además se demostró que Romero tiene familia y actividad lícita; sin embargo, la autoridad judicial dispuso la detención porque considera que hay un peligro latente de fuga.

 

La Fiscalía investiga presuntos actos de corrupción en la licitación para tareas de mantenimiento.

 

ENVIADO A LA CÁRCEL DE SAN PEDRO

Carlos Romero estuvo aprehendido desde el martes, luego de que se acogió a su derecho al silencio en su primera declaración informativa, que ofreció tras salir de una internación temporal en la Clínica Petrolera de La Paz, debido a un cuadro de estrés y deshidratación.

En la audiencia del jueves, el otrora hombre fuerte del gobierno de Evo Morales aseguró que la ampliación de ese proceso en su contra es “defectuoso” y enumeró varios argumentos en ese sentido.

Romero es el primer ministro del gabinete del expresidente Morales que es recluido preventivamente. Cumplirá la detención en la cárcel de San Pedro por seis meses.

En Portada