Pasar al contenido principal
ANF

Nuevo embajador ante la ONU: Llorenti fue parte de un montaje de desprestigio a Bolivia

Rubén Darío Cuéllar, designado como nuevo embajador de Bolivia ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), manifestó que su antecesor, Sacha Llorenti, fue parte de una campaña de desprestigio de Bolivia ante la comunidad internacional que se deberá revertir durante su mandato transitorio.

"Llorenti fue parte de este montaje de desprestigio canalla de nuestro país. Cuando uno usa la mentira para argumentar una situación, no tiene otro calificativo que canalla", dijo la nueva autoridad en entrevista con Red Uno.

El pasado 14 de noviembre, Llorenti afirmó que no renunciaría al cargo de embajador, "fui designado Embajador de Bolivia ante las Naciones Unidas por el Presidente Constitucional Evo Morales, y ratificado por dos tercios del Senado de mi país. Yo no renuncié ni renunciaré", publicó en sus redes sociales.

El Gobierno de Añez, a través de la Canciller Karen Longaric, tomó la decisión de cesar de sus funciones a Llorenti, al igual que a la embajadora en Cuba, Ariana Campero, y a otras autoridades diplomáticas.

Tras la ratificación de su salida, diferentes sectores y el abogado Jorge Quiroz demandaron que se reactiven los procesos en contra de Llorenti y que durante estos años no prosperaron. Sobre el exembajador recaen denuncias de vulneraciones a los derechos humanos, como el caso Caranavi del 5 de mayo de 2010. En una intervención violenta de la Policía murieron dos personas que conformaban la movilización contra el Gobierno del MAS exigiendo una fábrica de procesamiento de cítricos. Llorenti ocupaba el cargo de ministro de Gobierno.

La Fiscalía abrió una investigación, pero durante estos nueve años no hubo avances, pese a que varios policías fueron imputados.

Otro caso del cual se acusa a Llorenti mientras ocupaba el cargo de ministro es el de Chaparina, el 25 de septiembre de 2011. Policías intervinieron y reprimieron la Octava Marcha Indígena que se dirigía a La Paz en rechazo a la construcción de una carretera a través del TIPNIS. Los indígenas fueron gasificados, golpeados, maniatados y trasladados en buses desde Chaparina hasta Rurrenabaque.

Prioridad para el nuevo embajador

Darío Cuéllar manifestó que, como nuevo embajador de Bolivia ante la ONU, su prioridad será revertir la "campaña de desprestigio" del país ante la comunicad internacional que se llevó adelante desde diferentes frentes durante estos meses.

"Se quiso hacer una campaña de desprestigio, tratando de soslayar el tema de fondo, que en Bolivia se pretendió burlar la decisión soberana del pueblo y la ciudadanía salió a reclamar el respeto de su voto, eso fue lo que pasó. Ya esto se fue aclarando y la mayoría de la comunidad internacional reconoce que fue una respuesta de una madurez democrática muy grande del pueblo boliviano".

El trabajo se encaminaré en dar a conocer a la comunidad internacional lo que ha venido ocurriendo en Bolivia y las medidas que los bolivianos "están tomando para que esto no vuelva a ocurrir en nuestro país".

"Así que la primera tarea es aclara y explicar con todos los medios lo que ocurrió en Bolivia", dijo el hoy embajador, abogado de profesión, exprefecto de Santa Cruz, exconstituyente y director de la Fundación Observatorio de Derechos Humanos y Justicia.

En Portada