Pasar al contenido principal
Lorena Amurrio Montes

Candidatos presidenciales serán la clave para cambiar el mapa político

Tras la salida intempestiva de Evo Morales del Gobierno y la pronta realización de una nueva elección general, el mapa político en Bolivia sufrirá una configuración inminente que —según expertos— dependerá en porcentaje significativo de los candidatos presidenciales y el llamado a unidad que ellos den.

Durante las últimas tres elecciones nacionales de 2005, 2009 y 2014, entre el 50 y 63 por ciento del mapa del país estuvo pintado de azul por las victorias del Movimiento Al Socialismo (MAS), a la cabeza de Evo Morales. Sin embargo, especialistas políticos prevén un cambio para estos nuevos comicios.

El 20 de octubre de este año, el mapa político podría haber dado indicios de cambio, luego de que Morales había logrado un 46,64 por ciento de votación, la más baja de sus victorias. Empero, todo se declaró nulo por las denuncias de fraude.

“Hay dos hipótesis para el cambio del mapa político. Un primer escenario debe tener en cuenta que el MAS sigue siendo la estructura más sólida en el país, pero es muy probable que se vea una polarización del país”, explicó el abogado constitucionalista César Cabrera.

Como segunda hipótesis, indica: “El MAS ha sido un partido que en su conformación no ha generado nuevos actores políticos. Ha sido un partido caudillista. Muerto el caudillo, va desapareciendo el partido. Empero, dependerá de lo que presenta la oposición, porque la gente no votó por Carlos Mesa, sino que fue un castigo”, observa Cabrera.

No obstante, Cabrera coincide con el politólogo Carlos Cordero, quien ve un voto duro y fiel al MAS que no va a desaparecer y se va a mantener en el trópico de Cochabamba y las provincias.

“El MAS va a conservar entre un 25 a 30 por ciento de la votación de gente leal (…) El trópico va a seguir siendo el bastión del MAS y van a haber nuevos bastiones”, precisó Cordero.

La principal apreciación de esta reconstrucción del mapa político de Bolivia se va a reflejar en la distribución de escaños, según el politólogo.

 

Últimas tres elecciones

Luego de la guerra del gas y la renuncia de Gonzalo Sánchez de Lozada y Carlos Mesa, el 18 de diciembre de 2005, Evo Morales ganó las elecciones con el 53,72 por ciento de votos a favor, según datos del Órgano Electoral Plurinacional.

Su victoria pintó de azul a Cochabamba, La Paz, Oruro, Potosí y Chuquisaca. Mientras el partido de Jorge Quiroga, Podemos, logró vencer en Pando, Beni, Santa Cruz y Tarija, donde además habían gobernadores opositores en lo que se denominó la “media luna”.

En 2009, la popularidad del primer presidente indígena creció. Evo Morales alcanzó el 64,22 por ciento de votos a favor en las elecciones del 6 de diciembre.

En esta oportunidad, Tarija también se pintó de azul y los porcentajes por departamento eran mayores. El oriente permanecía mostrándose opositor. Sin embargo, este resultado permitía a Morales tener dos tercios en la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP).

La situación no fue muy diferente en 2014, cuando Morales alcanzó el 61,36 por ciento de votación a favor. Pando y Beni se sumaron a los departamentos pintados de azul; sólo quedó Santa Cruz, donde ganó el opositor Samuel Doria Medina.

 

61,36 fue el mayor porcentaje

logrado por el Movimiento Al Socialismo a la cabeza del binomio de Evo Morales y Álvaro García Linera, en 2014.

 

DE NUEVO

Elecciones en planificación

El 24 de noviembre de este año, la presidenta Jeanine Áñez, junto a la presidenta del Senado, Eva Copa, promulgaron ley para convocar nuevas elecciones generales.

 

A partir de ese momento comenzaron a correr los plazos para la elección de los nuevos vocales del Tribunal Supremo Electoral y el procedimiento.

 

 

CRONOLOGÍA

2005: el fin de una era y el inicio del socialismo

La guerra del gas y la renuncia de Gonzalo Sánchez de Lozada y Carlos Mesa representaron el fin de una era de partidos de derecha al poder del país. Evo Morales ganó las elecciones e implementó el socialismo.

 

2009: apoyo y aceptación por Evo crece

Las políticas sociales y en beneficio de los más humildes, acompañadas de una bonanza económica, llevaron a Morales a ganar las elecciones con un mejor porcentaje que las anteriores.

 

2014: se mantiene la mayoría en la asamblea

Pese a los cuestionamientos por un tercer mandato, pese a que la Constitución sólo acepta dos, Morales volvió a lograr mayoría en el Parlamento.

 

2019: las denuncias de fraude y la anulación

El 21F y la habilitación forzada del binomio del MAS para un cuarto mandato fueron el principal antecedente de estas elecciones, que terminaron sepultando a Morales por las denuncias de fraude.

 

 

Politólogos ven ausencia de líderes en Cochabamba

Cochabamba es una ciudad que mostró una carencia de líderes durante la crisis política que estalló el 21 de octubre. Analistas vieron una ausencia de personas que condujeran la voluntad de las calles y así viene ocurriendo en los últimos años. Ahora ven que es probable que la mayoría de votos blancos y nulos se concentren este departamento.

“Ni siquiera en estos 21 días se ha podido visibilizar un líder en Cochabamba. Estamos en un escenario donde la pérdida del monopolio de los partidos políticos y la emergencia de las agrupaciones ciudadanas se ha prostituido la política. En momentos de crisis, suelen aparecer los liderazgos, pero en Cochabamba no sucedió”, observó el constitucionalista César Cabrera.

Por su parte, el abogado politólogo Carlos Cordero considera que Cochabamba va a ser el lugar donde se vea la fragmentación del voto, precisamente por esta crisis de liderazgos.

“Hay departamentos, como Cochabamba, donde hay mucha incertidumbre. El voto del MAS va a bajar, pero todo lo que pierdan ellos debe ir a algún lado. Puede ser que sea la representación de la fragmentación del voto. Además, es muy probable que se incremente el voto blanco o nulo”, denotó.

En Portada