Pasar al contenido principal
Carmen Challapa Cabezas

Caso Diprove: víctima se fue a Sucre y defensor teme que proceso se cierre

Julio César A. decidió dejar Cochabamba y comenzar una nueva vida en Sucre, luego de denunciar a policías de la Dirección de Prevención e Investigación de Robo de Vehículos (Diprove) por agresiones y extorsión, tras una persecución policial y una “supuesta” balacera.

Para el delegado de la Defensoría del Pueblo, Nelson Cox, esta situación pone en riesgo el proceso investigativo y teme que por amedrentamientos y amenazas, la víctima deje el caso y los investigadores cierren el mismo.

Los Tiempos informó ayer que el director y el subdirector de Diprove fueron removidos y puestos a disposición del Comando Departamental de la Policía por haber “inducido” en la modificación de informes policiales y aparentar que un conductor portaba un arma de fuego, respecto a la intervención policial realizada el 20 de mayo de 2019.

Fuentes policiales informaron que el coronel Jamil Saavedra, quien era el director de Diprove, y el teniente coronel Richar Ugarte, subdirector, están siendo investigados en la vía disciplinaria por dos faltas graves bajo sanción “con retiro o baja definitiva” que está establecida en la Ley 101.

Pese a esta determinación, la víctima señaló que no confía en la investigación que realiza la Policía. “Fui a declarar ante la Didipi (Dirección Departamental de Investigación Interna), me citaron para reconocer a los policías que me extorsionaron y los reconocí a través de unas fotografías que me mostraron”, contó Julio César.

Personal de la Didipi citó a declarar en dos ocasiones a la víctima, donde proporcionó dos audios de los contactos telefónicos que tuvo con los policías extorsionadores y a los que accedió Los Tiempos.

“Los encargados de investigar mi caso son policías y sé que de una u otra manera se ayudarán entre ellos para que mi caso se cierre”, dijo.

Al respecto, el delegado defensorial dijo que es necesario que la Didipi genere nuevos procedimientos para que las víctimas no dejen sus procesos.

“Para investigar los actos irregulares se ha visto que las víctimas no tienen una garantía de continuar los procesos. Se debe innovar nuevos procedimientos para que las víctimas no dejen los casos”, mencionó Cox.

El comandante departamental de la Policía, Raúl Grandy, en un contacto telefónico con este medio de comunicación indicó que se pronunciará respecto a este caso y al cambio de los directores de Diprove cuando retorne de su viaje.
“Estoy en La Paz, estimo retornar el jueves, pediré informes a la Fiscalía Policial y ver qué elementos existen en este caso”, mencionó.

 

“Declaré ante la Didipi, me citaron para reconocer a los policías mediante fotografías”.

 

FISCALÍA NO ENCONTRÓ UN ARMA

El pasado 20 de mayo a media mañana, se registró una persecución policial a Julio César A., conductor de un taxi, a lo largo de la avenida Circunvalación que conecta Sacaba y Cochabamba. Este hecho dejó dos policías presuntamente heridos y cinco vehículos dañados.

En mayo, tras la persecución y “balacera”, personal de Diprove elevó un informe a la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) indicando que en el motorizado cuestionado existía un arma de fuego, por lo que decidieron trasladar el auto a estas dependencias.

El 25 de mayo, sin embargo, los resultados de las pericias establecieron que el vehículo implicado en la persecución no presentaba señales de haber atropellado a funcionarios policiales o que el conductor hubiera hecho uso de un arma de fuego.

En Portada