Pasar al contenido principal

Amorphis: La vanguardia del metal europeo llega a Cochabamba

Ariel Antezana

Director en Fin del Silencio

El próximo 20 de abril, en el salón Heroínas, se presenta en vivo una de las bandas más importantes del metal europeo de las últimas tres décadas. Amorphis llega desde Finlandia teniendo a Bolivia y más específicamente a Cochabamba como parte de su gira mundial denominada “Queen of Time Tour”.

Pero hablar de la presencia de la banda finesa es hablar de la evolución del metal en los últimos 30 años. Amorphis es una de las tres bandas que, junto a Therion y The Gathering, revolucionaron el mundo del metal en la década de los 90, introduciendo elementos musicales en su composición como no había sucedido antes, o al menos, de una manera tan clara y evidente. Lo hizo Therion con la música clásica, lo hizo The Gathering con la presencia femenina y psicodélica y lo hizo Amorphis con elementos del folklore propio de su país. Insisto, si bien muchos intentos y coqueteos se habían hecho antes, son estas tres bandas quienes lo harían definitivamente.

Es justo conocer un poco más de Amorphis y de uno de los que estoy seguro será un evento que pasará a la historia.

 

Inicios

Amorphis es una derivación del término “amorfo”, es decir, sin forma. La banda fue creada en Helsinki, capital de Finlandia en 1990 por Esa Holopainen y Jan Rechberger, únicos miembros originales junto a Tomi Koivusaari. En sus inicios la banda estuvo enmarcada dentro el death metal, sin embargo, siempre tuvo un sonido propio, muy influenciado por el del folklore fines.

De esta forma, grabó y editó su primer disco en 1992 “The Karelian Isthmus”, disco que presentaba una forma compositiva diferente, fruto del trabajo de guitarras doom y folk más los ambientes generados por la inclusión de teclados que hacían de esta producción una pieza sumamente original.

La historia de la banda se empezaría a escribir dentro las listas de grupos más importantes de Europa gracias a su segundo disco, el majestuoso “Tales From The Thousand Lakes” de 1994, que además de la música incluiría otro elemento del folklore fines, la literatura, ya que el mencionado disco tiene una gran influencia e incluso letras basadas en el poema épico “Kalevala”, el cual es una epopeya finlandesa compilada en base a fuentes folklóricas transmitidas oralmente de generación en generación, lo que hizo que Amorphis fuera nombrada como la banda creadora del folk metal en Finlandia.

El tercer disco es su obra definitiva, uno de los mejores que se hayan grabado en la historia del metal europeo. En 1996 se edita “Elegy”, una verdadera obra maestra de la música contemporánea, la cual ya traía un grupo consolidado e imparable; además la inclusión de voces limpias para contrastar con las voces guturales y gruesas trajo como resultado una amalgama perfecta.

Una vez más se apoyaría en la mitología y literatura finesa para la estructura de sus letras, en esta ocasión fue el “Kanteletar”, una colección de poesía tradicional antigua. En aquella época existía una tendencia muy agresiva en contra del metal y la capacidad de sus músicos, cosa que causó la molestia de muchas bandas y para demostrar que no sólo era bulla lo que hacían, muchas decidieron incluir en sus trabajos versiones acústicas de alguna de sus canciones.

Amorphis no fue la excepción y para mostrar su versatilidad decidió grabar el tema “My Kantele” en una versión acústica, el cual sobrepasó toda expectativa. Una canción perfecta para un grupo que se encontraba en un estado perfecto de composición e interpretación. Como anécdota vale la pena mencionar la grabación de una versión de “Light My Fire” de The Doors para un supuesto disco en homenaje a la banda americana, el cual nunca se dio, pero Amorphis incluyó su versión en un Ep.

 

Desafío

Después de los siempre difíciles primeros años, Amorphis se encuentra con su primera encrucijada, mantener el sonido alcanzado o seguir en la experimentación y evitar estancarse en un solo parámetro musical. La decisión, la más arriesgada, seguir con la experimentación; con ello se hicieron muchos cambios, pero manteniendo la columna vertebral de Holopainen y Koivusaari. Así en 1999 lanzan “Tuonela”, prácticamente sin voces guturales y casi sin la presencia de teclados, pero con un sonido melódico impresionante y celebrarían los 10 primeros años de la banda con un compilado resumiendo su primera década de vida.

El fin de siglo también llegó para Amorphis y con un nuevo concepto en su música, una vez más, después de algunos cambios de integrantes, lanzó el 2001 “Am Universum”, un disco que nuevamente buscaba nuevos horizontes en su música. El predominio del saxofón y el regreso de los teclados en su estructura desorientó a más de uno. Para muchos, el grupo había llegado demasiado lejos y se hizo inentendible, un enfoque menos folk y más psicodélico y progresivo, no gustó a una gran cantidad de seguidores. Si bien en su siguiente disco: “Far From The Sun” del 2003 trató de retomar su sonido más directo, sus influencias folk dejando de lado los vientos y la psicodelia, la incertidumbre se había sembrado y se puede decir que ésta fue su etapa más complicada.

 

Consolidación

Dos discos casi inmediatos lanzó Amorphis: “Eclipse” del 2006 y “Silent Waters” del 2007, los cuales recuperaron algo de la magia original de la banda, además dedicó prácticamente todo el 2008 a diferentes actuaciones, tanto en su gira propia como también en muchos festivales, lo cual le permitió ganar adeptos de otras tendencias musicales. Gracias a estas experiencias y a recopilar la información directa de sus fans y críticos, Amorphis lanzó el 2009 el grandioso “Skyforger”, una obra absoluta, no se había escuchado a la banda tan sólida, contundente, creativa y original desde “Elegy” y el mundo lo celebraba. Definitivamente el grupo se consolidaba como uno de los más grandes e importantes del metal europeo, y ya no dejaría ese lugar.

A partir de aquel momento, Amorphis supo de lo que era capaz y ya sin dubitaciones ni resquemores lanzaría una serie de discos que no sólo pueden ser escuchados como música, son verdaderas piezas de arte: “The Beginning Of Times” del 2011, basado en Väinämöinen, el héroe más importante de la mitología finesa; 2013 es el año de “Circles”, disco que recupera el “Kalevala” como tema central; el 2015 se lanza “Under The Red Cloud”, probablemente el más melódico y suave en la historia de la banda, pero con una sensibilidad y calidad de producción impecable.

Llegamos al 2018 y Amorphis lanzó el disco llamado “Queen Of Times”, uno de los mejores del pasado año, concebido de una manera orgánica, sin presiones, tomándose un poco más del tiempo habitual para crear un disco, con la reunión de viejos integrantes de la banda. De hecho, es el primero desde el “Tales From The Thousand Lakes” del 94, en el que cuatro de los integrantes originales estarían juntos.

“Queen of Times” tiene todos los elementos que Amorphis ha experimentado a lo largo de toda su historia, un disco que roza la perfección y gracias a éste es que vamos a tener la oportunidad de poder apreciar a esta banda en todo su esplendor dentro de menos de una semana.

 

EN VIVO

Parte de la historia de Amorphis

Amorphis ha escrito la historia del metal en el mundo en los últimos 30 años, forma parte de la generación de músicos más prolíficos, experimentales y creativos que ha conocido la música extrema, ha compartido con los más grandes músicos del metal, ha pisado escenarios a lo largo de todo el planeta y ahora gracias a la productora “In Metal We Stand”, uno de esos escenarios será Cochabamba, Bolivia, el sábado 20 de abril.

Pocas veces se tiene la oportunidad de ver algo, musical y artísticamente hablando, tan grande en nuestra ciudad.

Con la venia de los dioses del metal, ahí estaremos todos porque estas oportunidades sólo se dan una vez en la vida.

 

Entradas y puntos de venta

Para el concierto de este sábado las entradas están a la venta en Jimmy Tattoo y La Cueva del Rock.

El precio de preventa es de Bs 250 y el día del evento será a Bs 300.

En Portada