Pasar al contenido principal
AFP

La popularidad de gobierno Bolsonaro sigue aumentando en Brasil

Río de Janeiro |

La popularidad del gobierno de Jair Bolsonaro aumentó de 29 por ciento a 40 por ciento en los últimos 10 meses, pese a las críticas sobre la política ambiental y sanitaria del mandatario brasileño, según un sondeo publicado ayer. 

De acuerdo con la encuesta realizada por el Instituto Ibope entre el 17 y el 20 de septiembre, el 40 por ciento de los brasileños consideran el gobierno de Bolsonaro "bueno" o "muy bueno", la mayor tasa de aprobación desde el inicio de su mandato, en enero de 2019. 

Se trata de un aumento de 11 puntos porcentuales en relación al sondeo anterior de Ibope, realizado en diciembre de 2019. 

La tasa de rechazo registró asimismo un fuerte retroceso, de 38 a 29 por ciento. 

En la evaluación del desempeño personal del mandatario de ultraderecha, un 50 por ciento de los encuestados dijo que "aprueba su forma de gobernar", frente a un 41 por ciento que lo aprobaba en diciembre. 

Los índices de confianza en el primer mandatario aumentaron también de 41 a 46 por ciento, frente a un 51 por ciento que todavía afirma no confiar en él, dato que en diciembre era de 56 por ciento. 

El margen de error de la encuesta es de dos puntos porcentuales. 

Estos resultados confirman la tendencia reflejada en un sondeo realizado hace poco más de un mes por el Instituto Datafolha, que mostraba que la aprobación de Bolsonaro había escalado de 32 a 37 por ciento entre junio y agosto, en plena pandemia del nuevo coronavirus. 

Otras encuestas recientes colocan a Bolsonaro como un candidato muy competitivo para las elecciones de 2022, en las que intentará un segundo mandato.  

Al igual que Datafolha, el sondeo de Ibope muestra que la popularidad del excapitán del ejército ha aumentado entre los brasileños más pobres, que empezaron a recibir en abril un subsidio mensual de 600 reales (unos USD 110 al cambio actual) para paliar los efectos del parón económico provocado por la pandemia. 

La asignación fue prolongada hasta diciembre, pero con un valor reducido a la mitad, lo cual no parece haber afectado por ahora la popularidad del gobierno. 

Tampoco parecen haber tenido efecto las críticas que recibió por su postura negacionista y anticientífica frente a la pandemia, que ya ha dejado casi 139.000 muertos en Brasil, el segundo país con más decesos después de Estados Unidos. 

Bolsonaro también colecciona detractores en el exterior, sobre todo por su política ambiental, en un nuevo año con altos índices de deforestación e incendios forestales en la Amazonía y el Pantanal. 

En Portada