Pasar al contenido principal
EFE

América reporta altibajos por el Covid-19

Washington y Buenos Aires |

Estados Unidos quedó anoche a menos de 250 muertes de los 200.000 decesos por el coronavirus, líder en esa estadística con el 20,7 por ciento de los fallecimientos mundiales, mientras que el resto de América, la región más afectada por la pandemia, sigue entre avances en algunos países y estancamientos e incluso retrocesos en otros.
Estados Unidos llegó a 199.756 decesos de los 962.232 mundiales, a lo que se suman 6,8 millones de casos, una lista que también encabeza y en la cual otros 5 países americanos están en el top 10: Brasil (5,48 millones) en el tercero, Perú (768.895) en el quinto, Colombia (765.076) en el sexto, México (697.663) en el séptimo y Argentina (631.365) en el décimo, según la universidad estadounidense Johns Hopkins.
Pese a estas cifras que reflejan una crisis sanitaria que no cede en el continente, ayer se vieron algunas buenos datos, partiendo desde el propio EEUU.
En Florida, uno de los focos de la enfermedad, las muertes bajaron en promedio un 74 por ciento entre la primera semana de agosto y la primera de septiembre, mientras que los contagios también siguen descendiendo, por lo que en el condado de Miami-Dade, el más castigado a nivel estatal y que hoy no registró ninguna muerte, se plantea una reapertura "escalonada" para la enseñanza presencial.

A eso se suma que el estado de Nueva York, quien fuera epicentro nacional de la Covid-19, tuvo el domingo tan solo una muerte, la cifra más baja desde marzo, aunque las autoridades no cesarán sus esfuerzos "hasta que ese número sea cero", según dijo el gobernador Andrew Cuomo, que agregó que los bares y universidades "siguen siendo un problema" por el incumplimiento del uso de mascarillas y distanciamiento social.
Por su parte, el turismo, cuya recuperación es fundamental para la reactivación económica, vivió una jornada de noticias optimistas. Para comenzar, los aeropuertos de Bogotá, Cali y Medellín reanudaron de manera gradual los vuelos internacionales tras seis meses de cierre de fronteras para frenar los contagios en Colombia.
Más restricciones
Del otro lado, Argentina inició una nueva extensión, hasta el 11 de octubre, de las "medidas de cuidado" que rigen desde hace seis meses
, en un momento de fuerte aumento de contagios y muertes en varias provincias del interior, en las que preocupa el riesgo de colapso del sistema sanitario.
El aislamiento social obligatorio decretado el 20 de marzo ha pasado por diversas etapas, y ahora, aunque el país registra desde hace varias semanas sus peores cifras de la pandemia, se encuentra ya muy flexibilizada en gran parte del territorio, pero con múltiples restricciones cuya competencia es ya de cada autoridad local.
Mientras Buenos Aires avanza en la reapertura, con la mayoría de sectores comerciales funcionando con ciertos protocolos, en Rosario, tercera ciudad por población del país, se ampliaron por una semana más medidas que prohíben, salvo para sectores esenciales, salir de casa a una distancia mayor de 500 metros y después de las 19.30 horas o el funcionamiento de la actividad gastronómica que no sea con domicilios.
A su vez, en el vecino Chile, la tasa de positividad sobre el total de exámenes fue del 7,1 por ciento, la más alta desde mediados de agosto y lo que coincide con el fin de las celebraciones de las fiestas patrias pese a las estrictas medidas de seguridad para contener la pandemia.
El repunte en la tasa de positividad, que durante semanas se situó en torno al 5 por ciento, se explica en parte por el bajo número de test PCR realizados en las últimas horas, que apenas llegó a los 17.000 exámenes frente a los 30.000 habituales.
En Honduras, la limitada cantidad de pruebas PCR impide ver con claridad qué está pasando realmente con la pandemia, que desde marzo ha dejado más de 2.000 muertos y 71.000 contagios.
Así lo dijo a Efe en Tegucigalpa el científico Marco Tulio Medina, quien subrayó que es fundamental una "vigilancia epidemiológica estricta" y que una reapertura económica total del país "demasiado apresurada", tras la reactivación parcial que se aplica desde mediados de julio, "sería un grave error".

En Portada