Pasar al contenido principal
AGENCIAS

Tropas ocupan las calles de EEUU tras protestas contra el racismo

Miles de soldados patrullaban ayer las principales ciudades de EEUU, tras cinco noches consecutivas de protestas contra el racismo y la brutalidad policial que desembocaron en disturbios, una violencia que el presidente Donald Trump atribuye a radicales de izquierda.

La rabia desatada en el país tras la muerte el lunes pasado en Minneápolis de un afroamericano de 46 años, George Floyd, a manos de un policía blanco, provocó disturbios acompañados de saqueos e incendios provocados en esta ciudad del norte del país.

Trump, señalado de enardecer la violencia por sus calificativos en Twitter, donde calificó de “matones” a los manifestantes, prometió poner fin a “la violencia colectiva” y responsabilizó de los desmanes a la “izquierda radical” y al grupo antifascista Antifa.

El Presidente arremetió ayer contra los medios de comunicación por “fomentar el odio y la anarquía” y defendió la labor de la Guardia Nacional en Mineápolis frente a los manifestantes.

Unos 5.000 soldados de la Guardia Nacional fueron desplegados en 15 estados y en Washington, y otros 2.000 estaban listos para intervenir de ser necesario, informó ayer este cuerpo.

New York en la calle

Miles de neoyorquinos se echaron a la calle de nuevo ayer para protestar por la muerte de Floyd y mostrar además su indignación por la brutalidad policial de anteanoche, cuando se produjeron duros disturbios en varios puntos de Nueva York que terminaron con 350 detenidos.

Como en las tres jornadas anteriores, las protestas comenzaron pacíficamente, con ciudadanos marchando por las calles de Nueva York portando carteles que decían “Justicia para George Floyd” o “La vida de los negros importa”, y gritando el “no puedo respirar” que repitió insistentemente Floyd cuando el policía le mantenía en el suelo con una rodilla en el cuello.

Sin embargo, también era palpable la indignación contra la propia Policía de Nueva York, que ha sido criticada por su actuación del sábado después de publicarse en las redes sociales videos en los que se veían automóviles de las fuerzas del orden embistiendo a manifestantes o agentes echando espray pimienta en el rostro de ciudadanos con las manos en alto.

El candidato demócrata para las elecciones presidenciales de noviembre, Joe Biden, condenó la violencia, pero dijo que los estadounidenses tenían derecho a manifestarse.

“Protestar contra tal brutalidad es correcto y necesario. Es una respuesta totalmente estadounidense. Pero no lo es quemar bienes comunitarios y destruir innecesariamente. La violencia que pone en peligro vidas no lo es. La violencia que destruye y cierra negocios que sirven a la comunidad no lo es”, afirmó Biden en un comunicado.


El cuerpo de un hombre fue encontrado ayer cerca de un vehículo incendiado en Minneápolis, informó la Policía de esa ciudad.

 

MANIFESTACIONES CRUZAN FRONTERAS

Cientos de personas en Londres desafiaron ayer las restricciones sanitarias de la pandemia y se manifestaron cerca de la embajada de EEUU para protestar por la muerte de Floyd.

Los manifestantes cantaban “sin justicia, no hay paz” y llevaban pancartas donde se podía leer “Black Lives Matter” (las vidas negras importan).

Las personas se arrodillaron durante nueve minutos, el tiempo durante el cual un policía mantuvo presionando el cuello de Floyd con su rodilla.

También se produjeron protestas pacíficas, incluso en Toronto, Canadá, en una extensión internacional de los reclamos.

En Portada