Pasar al contenido principal
EFE

La autopsia oficial determina que la muerte de George Floyd fue un homicidio

WASHINGTON |

La autopsia del forense del condado de Hennepin de los restos de George Floyd, el hombre de raza negra muerto hace hoy una semana en Mineápolis (Minesota, EEUU) a manos de un policía blanco, determinó que su fallecimiento fue un homicidio. 

Según el documento, hecho público este lunes por el diario The Washington Post, Floyd pereció de "paro cardiopulmonar que se complicó con el subyugamiento, limitación y compresión del cuello" el pasado 25 de mayo a las 21.25 hora local (02.25 hora GMT).  Y destacó que la vìctima sufrió las lesiones que llevaron a su fallecimiento cuando fue inmovilizado por las fuerzas del orden. 

Ese examen médico agregó que Floyd padecía de problemas del corazón y apunta a una "intoxicación de fentanilo y consumo reciente de metanfetamina", como "condiciones significativas", pero no precisa si contribuyeron a su muerte. 

Esa autopsia se hizo pública después de que el examen médico ordenado por la familia de Floyd se difundiera este lunes y confirmara que falleció por "asfixia debido a una presión sostenida". 

De acuerdo con ese informe solicitado por la familia, "hubo una compresión del cuello y de la espalda que llevaron a una falta de riego sanguíneo al cerebro" de Floyd, anunció el abogado de los parientes de la víctima, Benjamin Crump, en una rueda de prensa.

El lunes pasado, los transeúntes que se encontraban en el lugar del suceso grabaron con las cámaras de sus móviles un vídeo en el que se ve al policía Derek Chauvin presionando el cuello de Floyd con una rodilla durante casi nueve minutos y las quejas de éste de que no podía respirar. 

El examen médico preliminar que se incluyó en la denuncia contra Chauvin, que fue detenido la semana pasada y acusado de asesinato en tercer grado y homicidio imprudente, no encontró "hallazgos físicos que apoyen el diagnóstico de una asfixia traumática o estrangulamiento". 

El próximo lunes, 8 de junio, se instalará el velatorio de Floyd en Houston (Texas), donde vive su familia y al día siguiente, martes, se celebrará el funeral. Pero antes, este jueves 4 de junio, se celebrarán exequias en Mineápolis, donde Floyd residía cuando falleció, y también en Carolina del Norte -donde nació- , el sábado, 6 de junio.

En Portada