Pasar al contenido principal
AFP

Casa Blanca defiende a nuevo jefe de inteligencia

Washington |

La Casa Blanca insistió ayer que el nuevo jefe de la inteligencia estadounidense, Richard Grenell, realizará su trabajo de forma imparcial, ante la indignación de los demócratas que protestaron por el nombramiento de un partidario del presidente Donald Trump en ese puesto clave.

Grenell, exembajador de EEUU ante Alemania y quien durante su misión irritó al aliado europeo por sus críticas al gobierno local, fue nombrado el miércoles como director interino de inteligencia nacional, en sustitución de Joseph Maguire. 

Sin experiencia anterior vinculada a temas de inteligencia, desde ese cargo supervisará 17 agencias, entre ellas la CIA, luego de una serie de encontronazos entre Trump y profesionales del área sobre la injerencia de Rusia en la campaña electoral de 2016.

Grenell "está comprometido con un abordaje apolítico, imparcial, como jefe de la Comunidad de Inteligencia, de la que depende nuestra seguridad", dijo ayer en un comunicado la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Stephanie Grisham.

Comentarista de larga data en los medios y exportavoz de EEUU en Naciones Unidas, Grenell será el primer funcionario abiertamente gay en un gabinete de gobierno en EEUU.  

Como salvoconducto para este nombramiento, Trump lo designó como director interino, lo que permite su actuación por 210 días sin necesidad de una venia del Senado. Se trata de la segunda vez consecutiva que el millonario republicano recurre a esta estrategia para el puesto.

El senador demócrata Ron Wyden acusó a Trump en un comunicado de priorizar la "obediencia" incondicional sobre la "seguridad del pueblo estadounidense".

Grenell ha saludado el surgimiento de populismos de derecha en Europa, y ha elogiado al canciller ultraconservador austríaco Sebastian Kurz, a quien calificó como "una estrella de rock".

El nuevo director también expresó en su momento dudas sobre la injerencia rusa en la campaña electoral de 2016, algo que según las conclusiones de la comunidad de inteligencia ocurrió e incluyó la manipulación de las redes sociales para favorecer a Trump sobre su rival Hillary Clinton.

En Portada