Pasar al contenido principal
AFP

Italia decreta estado de emergencia en Venecia tras inundaciones

El Gobierno italiano decretó ayer el estado de emergencia en Venecia tras las excepcionales mareas altas que causaron hace dos días incalculables daños al patrimonio artístico e inmueble de una de las joyas arquitectónicas del viejo continente.  

“El Gobierno aprobó el estado de emergencia de Venecia”, escribió el primer ministro Giuseppe Conte en un tuit en el que anunció un fondo inicial de 20 millones de euros para las intervenciones urgentes.

Con esa medida se pueden reactivar los servicios públicos y privados hasta ahora casi paralizados ante la catástrofe.

Los daños ascienden a “cientos de millones de euros” y el decreto liberará fondos inmediatos para indemnizar a la población.

Venecia sigue colapsada y se prepara para otros episodios de marea alta, lo que convenció al Gobierno de decretar el estado de emergencia.

Las previsiones del centro de mareas local anticipan para hoy un pico importante, de 145 centímetros, hacia las 11:20 hora local con lluvias y vientos fuertes.

Pese a que los 50.000 habitantes del casco histórico iniciaron la jornada con las sirenas de alarma que avisa el “acqua alta”, el nivel se mantuvo cerca de 113 centímetros sobre la normal, relativamente menos peligroso.  

Los venecianos intentaban recuperarse después de la dramática marea alta del martes por la noche cuando llegó a 187 centímetros, el segundo récord histórico detrás del 4 de noviembre de 1966 (194 centímetros), que inundó el 80 por ciento de la ciudad.

Una ola de solidaridad se ha desatado en toda la península con donaciones y contribuciones para ayudar a los residentes y propietarios de actividades comerciales a recuperar buena parte de sus bienes perdidos.

La situación ayer en la plaza de San Marcos resultaba mucho menos tensa y algunos turistas se divirtieron paseando con botas altas de plástico, una experiencia para muchos inolvidable.

La ciudad, meta de un controvertido turismo de masas, recibe 36 millones de personas al año, el 90 por ciento de ellos extranjeros.

En Portada