Pasar al contenido principal
EFE

HRW revela que la mafia campea en toda la Amazonía brasileña

Grupos mafiosos actúan con impunidad en la Amazonía brasileña y están detrás del asesinato de defensores medioambientales, la tala indiscriminada de árboles y los incendios que se extienden en la región, según denunció Human Rights Watch (HRW) en un informe divulgado ayer.

En el mayor bosque tropical del planeta se multiplican las amenazas, las investigaciones en los cajones de la comisaría y las presiones de redes criminales para llevar a cabo sus actividades ilícitas, ante la inoperancia de las autoridades brasileñas en todos los niveles.

Así lo constata un estudio de HRW que empezó a ser elaborado hace dos años y es el resultado de entrevistas a 170 personas que viven en la Amazonía, azotada en los últimos meses por un aumento de los focos de incendios, causados muchos ellos por la deforestación previa en esas zonas.

“La deforestación está impulsada, en gran parte, por esas redes criminales, que usan la violencia” y “hacen lo que quieren” contra los indígenas, funcionarios de organismos federales y pequeños agricultores, aseguró Daniel Wilkinson, director de Derechos Humanos y Medio Ambiente de HRW, en Sao Paulo.

“El Gobierno está fracasando en proteger a esas personas y la situación está empeorando con (el presidente Jair) Bolsonaro”, añadió.

En los primeros ocho meses del Gobierno de Bolsonaro, la deforestación en la Amazonía prácticamente dobló frente al mismo periodo de 2018, según datos oficiales, mientras que los incendios desatados en agosto fueron los peores de la última década.

Bolsonaro, líder de la extrema derecha en Brasil, defiende la explotación de los recursos naturales de la selva junto con otros países.

“No es fácil ver que tu territorio está siendo devastado todos los días”, reclamó María Helena Gaviao, líder indígena en el estado de Maranhao (noreste), donde se ha reducido el número de fiscales para contener estas prácticas.

HRW denunció la impunidad como otro de los graves problemas que enfrentan los defensores del considerado pulmón verde del planeta.

 

MODOS OPERANDI

Unas 300 personas fueron asesinadas durante la última década en conflictos por el uso de la tierra y de recursos naturales en la Amazonía, pero sólo 14 casos fueron juzgados.

Esas redes tienen la “capacidad logística” de coordinar la tala, el procesamiento y la venta de madera “a gran escala”.

Primero, talan los árboles de maderas nobles, después limpian la zona retirando el resto de la vegetación para, en la época seca, quemarla. Más tarde, usan el terreno para ganadería y agricultura y registran la propiedad a nombre de testaferros.

Más noticias sobre el tema:

Bolsonaro sanciona ley que autoriza a hacendados andar armados

En Portada