Pasar al contenido principal
EFE

Motín de grupos de narcos en una cárcel de Paraguay deja diez presos muertos

ASUNCIÓN |

Un enfrentamiento entre miembros del Primer Comando Capital (PCC) y el clan Rotela, vinculado al narcotráfico, dejó diez presos muertos, este domingo en la cárcel San Pedro de Ycuamandyyu, en el departamento de San Pedro en Paraguay, confirmaron a Efe fuentes del Ministerio del Interior.

De esos diez, seis murieron decapitados, tres fallecieron incinerados y el último fue asesinado con un arma blanca, según los últimos datos recabados por el Ministerio.

Además, los medios locales también señalan que los altercados dejaron varios heridos que fueron trasladados al hospital de San Pedro, centro que fue desalojado para evitar complicaciones y más daños, ya que no se descarta que los clanes quieran rescatar a sus integrantes.

La lucha entre clanes fue controlada algunas horas después por la Policía Nacional.

También comenzaron las pesquisas por parte del Ministerio Público para esclarecer las causas del enfrentamiento y no se descarta su vinculación con otro hecho similar ocurrido el viernes en la cárcel de Tacumbú en Asunción.

En esa penitenciaría fallecieron dos jóvenes menores de 30 años tras varias riñas con armas blancas.

En el último año se han recrudecido los levantamientos de presos en las cárceles, vinculados a grupos criminales como el PCC o al también brasileño Comando Vermelho.

La presencia de estos criminales en los penales paraguayos impulsó hace unos meses al Gobierno local a agilizar las expulsiones y los procesos de extradición a los países en los que son requeridos por la Justicia.

Ambos grupos operan en Paraguay, especialmente en las zonas fronterizas con Brasil, como la ciudad de Pedro Juan Caballero, donde controlan el tráfico de drogas.

Las autoridades incrementaron su política de expulsiones a partir de noviembre de 2018, después de que el narcotraficante brasileño Marcelo Pinheiro, alias 'Piloto', del Comando Vermelho, asesinara a una mujer que le visitó en su celda, con el fin de evitar su extradición a Brasil.

También expulsó a Brasil a cabecillas del PCC, como Thiago Ximenez, alías "Matrix", detenido en marzo pasado tras fugarse de un cuartel de Asunción, o a otros tres miembros de la misma banda que habían escapado el año pasado.

Las autoridades paraguayas estiman que unos 400 integrantes de grupos criminales brasileños cumplen condena en Paraguay, según datos oficiales.

Ante esta situación y al auge de los motines en los penales, el Gobierno dispuso la movilización de miembros de las Fuerzas Armadas para reforzar el perímetro de las prisiones del país.

En Portada