Pasar al contenido principal
EFE

Electricidad y gasolina en Caracas, el oasis de la crisis venezolana

CARACAS |

En la capital venezolana miles de personas pasan horas en colas bajo el sol caribeño para conseguir algún alimento a precio subsidiado o un lugar en las escasas unidades de transporte público. Aunque no lo parezca, los habitantes de Caracas son unos afortunados: cuentan con gasolina y energía.

Solo en esta área, en la que hacen vida unos seis millones de ciudadanos, el servicio eléctrico no es interrumpido a diario, como ocurre en todo el país desde hace dos meses, y la mayoría de las gasolineras operan sin contratiempos. Nada que ver con la escasez de combustible que afecta a millones en el interior de Venezuela.

Aunque el mote de burbuja que atribuyen los venezolanos a Caracas no es nuevo, el torbellino de la crisis nacional que se llevó a su paso la estabilidad de los servicios públicos ha hecho que los más de 20 millones de habitantes de los otros 23 estados del país miren con enfado y cierta envidia a los caraqueños.

Mientras en regiones como Zulia y Táchira (oeste, ambas limítrofes con Colombia) se registran apagones diarios que pueden durar hasta 20 horas, en Caracas no falla la luz desde que el Gobierno dio por superada una crisis eléctrica en marzo, y aplicó un racionamiento nacional de energía del que exceptuó a la capital.

El mismo juego comparativo aplica para el suministro de combustible, que dejó de ser constante o suficiente en al menos la mitad de Venezuela donde millones de ciudadanos se ven obligados a esperar durante horas y, a veces más de un día, a las afueras de gasolineras para recargar sus vehículos.

La suerte y la desdicha de unos frente a otros se repite en el acceso al agua potable que aunque no es frecuente para los capitalinos, la mayoría de ellos no tiene que recorrer distancias, cazar tuberías rotas o esperar que llueva para poder bañarse o llenar unos bidones.

Así, la lista de cosas parece interminable, pues con los apagones diarios en el interior de Venezuela se va, además de la luz, las telecomunicaciones y todo lo que ello implica, como el cierre de entidades bancarias, de escuelas, centros comerciales; la paralización de actividades.

Bajo esa premisa, un venezolano que decida sumarse a una cola a las afueras de una gasolinera puede pasar 10 horas esperando y, cuando finalmente sea su turno de llenar el tanque de su vehículo, es probable que falle la energía y todo el esfuerzo sea en vano porque se apagará la expendedora de combustible.

En cambio, un residente de Caracas necesitará menos de cinco minutos para asegurar la movilidad de su automóvil y, si es de la minoría que devenga un salario por encima de 100 dólares mensuales, en las siguientes horas podrá comer en un restaurante o ir al cine; trivialidades que con los apagones han ido desapareciendo en el resto del país.

Pero los capitalinos están lejos de ver el vaso medio lleno. Con pesar se forman en colas a las afueras de los bancos para retirar el límite diario de uno o dos dólares que les permita pagar luego el pasaje en uno de los pocos autobuses que quedan operativos, al que podrán acceder después de otro rato de espera.

Se quejan de esta situación, aún cuando saben que en el resto de Venezuela la vida es mucho más dura.

"(Zulia) es feo, el pasaje está más caro", dice a Efe la joven Génesis Mendoza mientras espera junto a más de un centenar de personas en el centro de Caracas por un transporte que la lleve hasta su casa.

La trabajadora de 20 años asegura que todos los servicios están en crisis y lamenta que Caracas no escapa de ello.
"Esto ya no es igual, antes era mejor, ahora hay más desorden", agrega.

Al igual que ella, otros tantos cuentan sus problemas como si se tratara de los peores y hablan de Caracas como quien vive un infierno en el paraíso que supone esta ciudad para los venezolanos menos afortunados geográficamente.

Con todo, el Ejecutivo de Nicolás Maduro, que es el único administrador de la gasolina, la electricidad y el agua potable, ha responsabilizado a la oposición y a gobiernos extranjeros por todos estos problemas.

En Portada

  • Albarracín pide al TSE levantar veto a la encuesta y dice que el MAS teme el conteo rápido
    LA PAZ | El rector de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), Waldo Albarracín, espera que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) levante el "veto inconstitucional" a la encuesta sobre intención de voto, luego que envió este miércoles un nuevo informe escrito.   Funcionarios de la UMSA y del...
  • Expertos ven insuficiente el plan post incendio y plantean 8 puntos
    El plan post incendio que proyecta el Gobierno para la Chiquitanía, basado en 10 puntos que incluyen dotación de viviendas, agua, créditos y reforestación, es insuficiente e incompleto, señalaron dos expertos, que plantearon la implementación de un proyecto a largo plazo y recomendaron ocho puntos...
  • Premian reportaje multimedia de Christian Burgos
    Los Tiempos obtuvo el primer lugar en el XI concurso de reportajes periodísticos, organizado por la ONG Católicas por el Derecho a Decidir Bolivia, en la categoría “Situación de las mujeres que viven con VIH”. El trabajo ganador, titulado “VIH: la realidad de miles de personas entre políticas...
  • Estudiantes crean tres robots que ayudan al medio ambiente
    Un robot que filtra el agua y lo reutiliza en riego; otro que transporta y selecciona la basura y un tercero que ayuda a sembrar semillas son los tres prototipos creados por estudiantes de entre 12 a 15 años del American International School of Bolivia (AISB) en el Club de Robótica de la...
  • Wilstermann y Aurora disputarán la segunda fase del torneo femenino
    Los planteles vallunos de Wilstermann y Aurora lograron avanzar a la segunda fase del Campeonato Integración de Fútbol Femenino, que lleva adelante la Federación Boliviano de Fútbol (FBF). Junto a los clubes cochabambinos avanzaron a la segunda fase: ABB de La Paz (por el grupo A), Independiente...