Pasar al contenido principal
AFP

Los retos de Haddad, el candidato de Lula en Brasil

BRASILIA | 
 
Fernando Haddad tiene fuertes posibilidades de llegar a la segunda vuelta de las elecciones presidencíales de Brasil como la voz de Lula en la campaña, pero para ganar la elección, y eventualmente para gobernar, deberá tomar distancia con su mentor, afirman analistas.
 
 Desde la cárcel donde purga una pena de doce años de cárcel por corrupción, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) estiró hasta el límite su pulso con la justicia, dejando a Haddad poco tiempo de campaña hasta las elecciones del 7 de octubre, con una segunda vuelta el 28.
 
Las últimas encuestas de Datafolha e Ibope colocan a Haddad en un discreto quinto lugar, con entre un 8% a 9% de intención de voto, frente al casi 40% que ostentaba Lula antes de ser excluido de la campaña.
 
Pero Haddad, un abogado y exprofesor universitario de 55 años, poco conocido del electorado, tiene ahora el viento a favor para lograr captar el máximo número de votos posibles de Lula.
 
Tendrá para empezar el apoyo del líder indiscutible del Partido de los Trabajadores (PT), que cuenta con una poderosa maquinaria electoral. Y dispondrá del segundo mayor tiempo de propaganda gratuita de radio y televisión, un arma todavía muy influyente en Brasil. El PT tiene también una gran presencia en las redes sociales.
 
"Con todo esto, es muy difícil que no llegue a la segunda vuelta. Es solo una cuestión de tiempo que el electorado reconozca a Haddad como el candidato de Lula", declara a la AFP Lincoln Secco, historiador de la Universidad de Sao Paulo y autor de "Historia del Partido de los Trabajadores en Brasil".
 
Uno de sus retos será arañarle votos al centroizquierdista Ciro Gomes, muy fuerte en el pobre nordeste de Brasil, que concentra casi el 30% de los votos del padrón electoral. Gomes, un exministro de Lula, está en segundo lugar en los sondeos, con entre 11% y 13%, detrás del ultradechista Jair Bolsonaro (de 24% a 26% de los votos).

 ¿Títere de Lula? 

El poder de Lula sobre el partido y su electorado, las frecuentes visitas de Haddad a su celda de Curitiba (sur) y el empeño de su entorno en recordar que "Lula es candidato con el nombre de Haddad", han llevado a muchos a preguntarse si el exalcalde de Sao Paulo no será un títere de Lula.
 
"En la primera vuelta Haddad va ser la voz de Lula, para mantener un electorado cautivo, pero en la segunda, la tendencia es que gane autonomía y muestre su perfil más moderado dentro del PT", explicó a la AFP Thomaz Favaro, analista político para Brasil de Control Risk, una consultora de gestión de riesgos.
 
Especialmente si compite con Bolsonaro, pues tendrá que convencer a votantes de centro y centroderecha, muchos de ellos visceralmente anti-PT.
 
Quienquiera que resulte electo presidente de Brasil heredará un país con una creciente deuda, un tímido crecimiento y elevado desempleo, que según muchos economistas deben tratarse con severos ajustes fiscales.
 
"Cualquier candidato que sea electo tendrá una dificultad enorme para gobernar. Haddad tendría que encontrar un equilibrio entre su espíritu más conciliador y su partido, que tiene un programa más radicalizado que en elecciones pasadas", agrega.
 
Pero la historia más reciente de América Latina sugiere que la palabra delfín puede ser sinónimo de tensiones y de traición entre viejos aliados de un mismo partido, como ocurrió en Ecuador entre el presidente Lenín Moreno y su mentor Rafael Correa o en Colombia entre los expresidente Álvaro Uribe y Juan Manuel Santos.
 
O entre aliados, como sucedió en Brasil en 2016 con la destitución por el Congreso de Dilma Rousseff, reemplazada por el actual presidente Michel Temer, por entonces su vicepresidente.
 
Pero para Secco "es muy difícil" que algo de ese tipo ocurra entre Lula y Haddad.
 
"Lula constituyó algo como el peronismo en Argentina y tiene un carisma mucho mayor y un partido mucho más fuerte" que los existentes en Colombia o Ecuador", explica.

En Portada

  • Felcn destruye 29 fábricas de cocaína en Bulo Bulo
    En un solo día, la Unidad Móvil de Patrullaje Rural (Umopar) destruyó 29 fábricas de cocaína y detuvo a un colombiano en la región de Bulo Bulo del trópico de Cochabamba, informó ayer el ministro de Gobierno, Arturo Murillo. En los operativos realizados el viernes, por 14 patrullas de Umopar,...
  • Festival de bandas: Más de 5 mil músicos cautivaron al público
    Bajo el lema “Unidos por Bolivia”, ayer se realizó la XIX versión del tradicional Festival de Bandas en Oruro, que da inicio al Carnaval. Esta vez, esta muestra cultural de Bolivia tuvo el objetivo de hacer un llamado a la fraternidad en el país mediante el folklore considerando el conflicto...
  • Arias: 10 de 13 exfuncionarios de Entel devolvieron finiquitos
    En el escabroso hecho de corrupción que afecta a la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (Entel), ayer se conoció que 10 de los 13 exfuncionarios que recibieron sus finiquitos por más de 867 mil bolivianos devolvieron el dinero al Estado y que al exgerente Elio Montes se le seguirá un proceso...
  • El Gobierno descarta trasladar o cerrar la planta de amoniaco
    El Ministerio de Hidrocarburos descartó trasladar o cerrar la planta de amoniaco y urea que está instalada en la zona de Bulo Bulo del trópico cochabambino. Mediante un comunicado, el Ministerio de Hidrocarburos hizo conocer que técnicos de esa dependencia gubernamental, junto a Yacimientos...
  • Juan de Dios Morales:“Yo sé que va a haber luz en mi caso y seré el siguiente en salir”
    Faltan dos días para la apelación, hace las cuentas el empresario del caso Mochilas, Juan de Dios Morales. El martes es la audiencia que podría definir si es el siguiente en dejar el penal de San Sebastián o deberá permanecer con detención preventiva. Morales está preso desde hace un año y...