Pasar al contenido principal
EFE

Estados Unidos recomienda no viajar a Nicaragua

El Gobierno estadounidense recomendó ayer a sus ciudadanos no viajar a Nicaragua por la escalada de violencia a raíz de las protestas contra el presidente Daniel Ortega y ordenó la salida de los familiares de los diplomáticos.

“Reconsidere viajar a Nicaragua debido a los crímenes, los disturbios civiles y la disponibilidad limitada de atención médica”, indicó el Departamento de Estado en un comunicado.

Además, ordenó la salida de los familiares de los cargos diplomáticos estadounidenses radicados en Nicaragua y autorizó a sus trabajadores a abandonar el país de forma voluntaria.

Las protestas contra Ortega comenzaron el 18 de abril por unas fallidas reformas a la seguridad social y se han convertido en una reclamación que pide su renuncia entre acusaciones de abuso de poder, ejecuciones extrajudiciales y corrupción.

Desde entonces, 135 personas han perdido su vida como consecuencia a esta crisis sociopolítica, según los datos divulgados ayer por el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

En su alerta de viaje, EEUU señaló que el Gobierno nicaragüense responde a estas manifestaciones “utilizando gases lacrimógenos, gas pimienta, balas de goma y munición real, lo que provoca un gran número de muertes y lesiones”. La división dirigida por Mike Pompeo denunció que los perpetradores de esos asesinatos “son matones controlados por el Gobierno vestidos de civil”.

El Departamento de Estado informó que la embajada estadounidense en Managua está operando bajo mínimos, ya que su personal debe quedarse en casa por orden expresa del  Gobierno.

 

ESPERAN PRONTA RESPUESTA

El obispo Silvio Báez advirtió ayer que esperan la respuesta por escrito del presidente Ortega a la propuesta de democratización “lo más pronto posible” para tratar de poner fin a una crisis sociopolítica.

“Presentamos ante el Presidente el dolor y la angustia del pueblo ante la violencia sufrida (Obispos de Nicaragua): Una Nicaragua distinta, un pueblo herido e indignado, un país colapsado. Ante propuesta de democratización esperamos su respuesta por escrito lo más pronto posible”, indicó el obispo en su red social de Twitter.

En mayo se instaló una mesa de diálogo, pero fracasó.

En Portada