Pasar al contenido principal
Imagen

Unión Europea evita dar un apoyo explícito al bombardeo en Siria

Cuerpo

Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea (UE) evitaron ayer dar un apoyo explícito al ataque sobre Siria que realizaron este fin de semana EEUU, el Reino Unido y Francia en respuesta al presunto uso de armas químicas el 7 de abril en Duma y se limitaron a asegurar que lo “entienden”.

“El Consejo entiende que los ataques aéreos de EEUU, Francia y el Reino Unido dirigidos contra las instalaciones de armas químicas en Siria fueron medidas específicas tomadas con el único objetivo de evitar usos adicionales de armas y sustancias químicas por parte del régimen sirio para matar a su propio pueblo”, declararon.

Los jefes de la diplomacia de los Veintiocho también condenaron “firmemente” el empleo “continuado y repetido” de armas químicas por el Gobierno de Bachar al Asad, incluido el ataque del 7 de abril en el cual perdieron la vida decenas de personas y que es “una grave violación del derecho internacional y una afrenta a la decencia humana”, señalaron.

Admitieron que las conclusiones no recogieron un apoyo directo a los bombardeos en Siria, porque “algunos Estados miembros” tuvieron en cuenta que la iniciativa militar no contaba con el aval de las Naciones Unidas.

Por su parte, la primera ministra británica, Theresa May, defendió ayer ante el Parlamento la legalidad del ataque contra instalaciones del régimen sirio, al considerar que hay “evidencias convincentes” sobre el uso de armas químicas en Duma (sur de Siria) y era necesario actuar por motivos humanitarios.

El líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, consideró por su parte que la acción coordinada entre EEUU, Francia y el Reino Unido fue “legalmente cuestionable” al no tener el respaldo del Consejo de Seguridad de la ONU y reprochó a May no haber pedido permiso a la Cámara de los Comunes para unirse a los bombardeos.

Autorización

Los expertos de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) podrán entrar en la localidad siria de Duma mañana para investigar el presunto ataque químico del pasado día 7.

Un funcionario ruso, Igor Kirillov, explicó en La Haya que la OPAQ tendrá “seguridad” para comenzar la investigación, después de que se haya terminado de limpiar la carretera de Damasco a Duma de las minas plantadas por los “terroristas”, afirmó.

Polémica

La polémica es consustancial al presidente de EEUU Donald Trump. Su celebración del ataque militar a Siria con un exclamativo “misión cumplida” ha desatado una ola de críticas.

El propio alto mando, aunque señaló que la intervención fue un éxito, admitió que no sabía cuánto del arsenal químico sirio había quedado destruido y que Al Asad aún tenía capacidad para usar agentes prohibidos.

 

150 misiles fueron lanzados por EEUU, Reino Unido y Francia en la madrugada del pasado sábado contra varios objetivos en Siria.

 

MORALES CONDENA EL ATAQUE DE EEUU

El presidente de Bolivia, Evo Morales, dijo en la sede de la ONU que la intervención de EEUU y sus aliados es “genocidia” y que “no es por las armas químicas”, sino que tiene otros intereses.

 

LA OPOSICIÓN CRITICA A MACRON

La oposición francesa, desde la extrema izquierda hasta la centro-derecha, criticó ayer en el Parlamento al presidente francés, Emmanuel Macron, por haber actuado sin el aval de la ONU durante los bombardeos selectivos contra instalaciones químicas en Siria.

Los centro-derechistas de Los Republicanos, el principal partido opositor, avisaron a Macron que “sobrepasó una línea” roja al actuar sin el aval del Consejo de Seguridad de la ONU, donde la Rusia de Vladímir Putin ha presentado varios vetos para evitar represalias contra Siria.

El grupo de la Nueva Izquierda, que agrupa a los diputados del Partido Socialista (PS), lamentó que el ataque de Francia se llevase a cabo sin el visto bueno del resto de los países de la UE y supeditaron el apoyo a esta operación a que Francia proponga un cambio del sistema de veto en la ONU cuando se aborden situaciones de crímenes de masas como los supuestamente cometidos por Al Asad.

En Portada