Pasar al contenido principal
EFE

Los secretos de la belleza de Nefertiti y Cleopatra

Los hidratantes baños de leche de Cleopatra o el negro-como-la-noche lápiz de ojos de Nefertiti son sólo una ínfima muestra de los mil y un trucos de belleza que utilizaban antiguos egipcios de todas las clases sociales.

Tal era la obsesión por la belleza -interior y exterior- que hasta las momias recibían una puesta a pu nto, y la corriente artística que arrasaba en la época representaba a las personas cómo les gustaría llegar a la otra vida: jóvenes y saludables.

Incluso muchos bebés eran nombrados con la palabra “nefer” o “belleza”. Desde la madrastra de Tutankamón, Nefertiti (“la guapa está viniendo”), hasta la esposa favorita de Ramsés II, Nefertari (“la más bella de todas”), explica a Efe Engy al Kilany, profesora de Egiptología de la Universidad de Minia, en el valle del Nilo.

Sin embargo, el maquillaje, las mascarillas y los perfumes no se limitaban a la realeza, sino que hombres y mujeres de todos los eslabones de la sociedad disfrutaban del último grito en pintalabios o de unos ojos de gata que nada tenían que envidiar a los de la cantante Amy Winehouse.

“Todos ellos usaban maquillaje, se lavaban, se peinaban el cabello, se ponían perfume y llevaban accesorios, pero la diferencia reside en la calidad de los materiales utilizados”, detalla la experta.

¿Y cómo sabemos todo esto? Gracias a papiros médicos como el de Edwin Smith o el de Berlín, que “preservaron estas recetas para nosotros”, agrega Al Kilany.

Mascarillas de leche y miel

Baños, baños y más baños de agua y productos que hacían las veces del jabón moderno eran clave en la rutina de los antiguos egipcios, al igual que lo eran los cuidados del cabello, que peinaban meticulosamente y perfumaban con fragancias.

Cada noche antes de acostarse, ponían en práctica todo un ritual de belleza: primero había que lavarse la cara, luego deshacerse de cualquier resto de maquillaje utilizando una loción hecha a base de leche y, muchas veces, aplicar una mascarilla como guinda.

Las de leche y miel eran utilizadas más a menudo por los ricos, mientras que el aceite de ricino, muy asequible, era un básico de cualquier amante de los cuidados faciales, recuerda Al Kilany.

Quien se podía permitir sus desorbitados precios caía rendido a los encantos del olíbano o “frankincense”, utilizado para suavizar la piel y librarse de las odiosas arrugas.

Sorprendentemente, los antiguos egipcios conocían cerca de una treintena de aceites naturales y tenían incluso curas y ungüentos para las cicatrices, y exfoliantes para limpiar a fondo la suciedad incrustada en la piel.

El delineador negro de galena

Aunque también tenían un lápiz de ojos verde, la estrella del maletín de maquillaje egipcio era el “kohl”, el delineador negro hecho del mineral galena que les proporcionaba su característica profundidad en la mirada.

Al Kilany argumenta que un reciente estudio publicado en el prestigioso Nature Journal tras analizar los restos de “kohl” hallados en una tumba de hace unos 4.000 años destapó una caja de Pandora entre los egiptólogos.

“Encontraron galena y otros dos elementos que no se hallan naturalmente, descubrieron que los hacían a través de una ciencia llamada ‘química húmeda’, los producían artificialmente”, señala.

Y de ahí llegó la gran revelación: “los antiguos egipcios fueron los primeros en utilizar la química húmeda”, un proceso que consiste en provocar una reacción química empleando la humedad o líquidos.

El famoso lápiz tenía una doble función, además de para estar más guapos, lo usaban para proteger los ojos de los insectos y otros males.

 

DATOS

El baño era vital para hacer frente al calor. La Reina Cleopatra se sumergía en baños de leche y miel, a los que les agregaba agua de azahar y manzanilla, para gozar de sus propiedades aromáticas relajantes. Inciensos, aceites fragantes y perfume de rosas eran liberados en el ambiente de su lujoso cuarto de baño.

Lecha y miel, la receta de una reina. Los ácidos lácticos exfoliaban su piel; y la miel –compuesta de azúcares como la glucosa y fructosa– ayudaban a nutrir y sanar las capas más profundas de la dermis. Además, la miel contiene fitoquímicos que matan virus, bacterias y hongos; y posee un efecto antiinflamatorio que cura heridas rápidamente.

En Portada

  • Prevén caída de ingresos del gas en 3 meses a causa del coronavirus
    La caída de aproximadamente un 20 por ciento del precio del petróleo, entre el 1 de enero a la fecha, a causa de la baja demanda de China provocada por el coronavirus, tendrá consecuencias negativas en Bolivia por la caída de sus ingresos por exportaciones de gas, pues al bajar el precio del...
  • Wilster cae ante Real Potosí después de casi tres años
    Wilstermann rompió la buena racha de 10 partidos consecutivos sin perder ante Real Potosí, tras caer por 4-1 ayer, en la Villa Imperial ante los lilas, en el cotejo por la séptima fecha del torneo Apertura. El plantel aviador no perdía ante Real Potosí desde el 22 de abril de 2017, fecha en la...
  • La Procuraduría interpone 4 denuncias penales contra Montes
    La Procuraduría General del Estado (PGE) interpuso una denuncia penal contra el exgerente de la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (Entel) Elio Montes, y no descarta su extradición desde EEUU, informó ayer José María Cabrera, máximo responsable de esta repartición. Sostuvo que la PGE ha...
  • Caso Dora: la Fiscalía anuncia “sorpresas” para esta semana
    La fiscal departamental de Santa Cruz, Mirna Arancibia, informó ayer que esta semana se tendrán “grandes sorpresas” con las aprehensiones de exautoridades y otras personas que estarían relacionadas con Dora Vallejos, conocida como la “reina del norte”. La mujer de 37 años está investigada por...
  • Mostajo plantea convertir la sede de Unasur en “laboratorio de aceleración”
    El flamante embajador de Ciencia y Tecnología ante organizaciones y entidades internacionales, Mohamed Andrés Mostajo Radji, plantea que la infraestructura de la Unión Suramericana de Naciones (Unasur), situada en el municipio de San Benito, Cochabamba, podría constituirse en un Laboratorio de...