Pasar al contenido principal
Gabriel Caero Rodríguez

A un año del deceso de César Salinas y los problemas del fútbol boliviano

El domingo 19 de julio de 2020, una triste noticia consternó al balompié nacional: César Luis Salinas Sinka, presidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) a causa una complicación por coronavirus. Falleció a sus 58 años, en la mitad de su mandato y muchos conflictos que a la fecha siguen sin poder cerrarse.

Nacido en Caquiaviri, provincia Pacajes de La Paz, Salinas fue un empresario exitoso y amante del fútbol. Llegó a ser dirigente de The Strongest desde 2009 y hasta 2018, siendo los últimos cuatro años presidente del Tigre. En ese 2018 se convirtió en el primer presidente de la FBF bajo los actuales estatutos, siendo apoyado y resistido por diferentes sectores del fútbol.

Fue apoyado por el denominado G8 (The Strongest, Always Ready, San José, Real Potosí, Nacional Potosí, Aurora, Real Santa Cruz y Vinto Palmaflor), pero resistido por el G6 (Wilstermann, Blooming, Oriente Petrolero, Guabirá, Royal Pari y Bolívar).

En su gestión se logró consolidar fondos de apoyo para paliar las crisis económicas de los clubes por el tema Covid-19 y la paralización del fútbol, recursos de los programas Forward de FIFA y Evolución de Conmebol, compra los terrenos para la Casa de la Verde en La Paz, mejora de escenarios e implementación de otros en distintas asociaciones de Bolivia.

Como en diferentes etapas de nuestro fútbol, el Talón de Aquiles fue el gran problema de las deudas y sentencias no ejecutoriadas, donde la Federación Sindical de Futbolistas Profesionales de Bolivia (Fabol) actuó para defender a su gremio.

Otro de los grandes conflictos fue el tema de la TV. En su gestión se logró subir el valor del fútbol boliviano a más de 40 millones de dólares por cuatro años, multiplicando notoriamente ese valor. En gran medida, esto nació a raíz de la oferta del empresario y presidente de Bolívar, Marcelo Claure, quien ofreció revalorizar el fútbol y ofertó un modelo económico que obligó a la FBF a subir el valor del balompié nacional en el mercado internacional.

Luego del deceso de Salinas, muchas situaciones no cambiaron. Es más, un amparo constitucional del exvicepresidente Robert Blanco tuvo a mal traer al fútbol nacional cuando Marcos Rodríguez, el otro vicepresidente, asumió interinamente.

Entre peleas y la polarización del fútbol, además de los constantes forcejeos entre partes, finalmente Fernando Costa (Always Ready) fue electo como su sucesor el 14 de noviembre de 2020, dando una certeza al maltecho balompié nacional que recién volvió a jugarse en diciembre y de manera maratónica.

En 2021, el Torneo Único, ya con 16 clubes en su haber, inició tarde por los conflictos con Fabol, el Tribunal Superior de Apelaciones (TSA) y un largo receso por las eliminatorias sudamericanas al Mundial Catar 2022 y la cuestionada Copa América Brasil 2021.

Hoy, a un año de la partida de César Salinas, el fútbol boliviano lo recuerda por su gestión, apoyada por unos y criticada por otros. Una misa en el entorno familiar y personas allegadas a al club The Strongest y la FBF hacen que su memoria siga viva y latente, a 365 días de dejar este plano terrenal.

En Portada