Pasar al contenido principal
EL DEBER

Juan Carlos Arce se perfila como líder para la selección nacional

Santa Cruz

A sus 34 años y cuando muchos pensaban que ya era historia en la selección, Juan Carlos Arce es, hoy por hoy, el indicado para ponerse al frente de la Verde, que carece de líderes futbolísticos.

El experimentado delantero fue el más destacado en la derrota del pasado jueves, en Caracas, ante Venezuela y es un hecho que estará nuevamente de entrada el martes, cuando la Verde se mida contra Haití, en el Tahuichi, desde las 20:00.

El DT César Farías no miró el carné de identidad a la hora de convocar, por eso se abrieron nuevamente las puertas de la selección para jugadores que parecían archivados (Arce, Daniel Vaca y Carlos Saucedo), es más, no fueron llamados por el anterior entrenador de la Verde, Eduardo Villegas, que había acordado con la dirigencia de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) renovar el combinado nacional con gente nueva, algo que no dio resultados en la Copa América de Brasil.

Está claro que el venezolano quiere una mezcla de experiencia y juventud, y no se equivoca, pues de los nuevos jugadores todavía no hay nadie que haya dado la talla como para ponerse el equipo al hombro y demostrar liderazgo futbolístico, una cualidad que sí la tiene el Conejo Arce, debido a su dilatada trayectoria.

Es más, Farías le dio el cintillo de capitán ante la Vinotinto, un mensaje que el delantero de Bolívar tiene la responsabilidad de mostrar el camino para los jugadores que vienen lentamente por detrás.

El jueves, en Caracas, Arce demostró su experiencia, pues siempre pidió el balón, lo entregó bien y buscó espacios gracias a su dinámica de juego, es más, de sus pies se generó el gol que anotó Gilbert Álvarez.

“Tenemos que acostumbrarnos a jugar de igual a igual, de ir adelante y no tener miedo de jugar. Tenemos pasta para poder hacerlo en cualquier cancha. Nos ha tocado perder los últimos dos encuentros, con Ecuador y Venezuela, pero tenemos que creer en nosotros y en que se puede”, dijo Arce, luego del encuentro con la Vinotinto y apuntando al duelo que se viene frente Haití.

La característica del Conejo le permitirá a Farías poder utilizarlo como extremo o mediapunta, pero siempre en una zona de influencia en el juego ofensivo, aunque su biotipo (es un jugador liviano) le permite colaborar en la marca y presión sobre el rival.

“Tengo fe en mis compañeros, en el equipo y en el jugador boliviano, ya que sabemos que tenemos talento, sólo que hay que tratar de seguir cosechando partidos para que podamos llegar a un nivel muy alto cuando toque enfrentar las eliminatorias”, afirmó Arce.

Farías puso a Erwin Saavedra y Paul Arano para que ayuden a la elaboración del juego ante Venezuela, pero sólo el volante de Blooming tuvo algunos pasajes vistosos, mientras que el de Bolívar fue uno de los más bajos. En ese sentido, el técnico puede presentar algunas variantes en esas posiciones.

Entre hoy y mañana, el entrenador de la Verde definirá el onceno titular para el martes, pero es un hecho que el Conejo estará de entrada.

Los cambios pueden venir desde el arco, en el que Romel Quiñónez y Daniel Vaca tienen chances de jugar desde el inicio.

También en el ataque se prevé una idea más ofensiva, por lo que Gilbert Álvarez o Carlos Saucedo tendrán más apoyo en los últimos metros.

Aunque en el ataque también se cuenta con la posibilidad de contar con Vladimir Castellón, que se mueve bien por todo el frente.

 

APUNTE

Ante un equipo con muchos legionarios

A diferencia de Bolivia, que no tiene un solo legionario, la selección de Haití está plagada de jugadores que militan en el exterior. Es más, todos los convocados por el DT francés Marc Collat, excepto uno que está sin club, militan en clubes del exterior.

 

Por dar algunos nombres, el portero Johny Placide juega en el FC Tsarsko Selo Sofia, de Bulgaria, y Arcus Carlens milita en el Auxerre, de Francia, y así todos los convocados están regados por varios países como Chipre, Canadá, Japón y Estados Unidos.

 

Wilde-Donald Guerrier, que lleva la camiseta número 10, es una de los más destacados del equipo caribeño, milita en el club Neftchi Baku PFK, del fútbol de Azerbaiyán.

 

Haití viene de empatar (1-1) de local hace algunos días contra su par de Costa Rica, en un duelo correspondiente a la Liga de Naciones de la Concacaf. Los ticos son un seleccionado fuerte de la zona, por lo que el resultado fue importante para Haití.

 

El combinado que dirige Collat tiene una media de edad de 25 años y su apuesta es consolidar un plantel que pueda pelear la clasificación al Mundial de Catar 2022 para cumplir el sueño de regresar a una Copa del Mundo, como lo hizo en 2006, cuando estuvo en Alemania.

 

 

Carlos Saucedo le anotó a Haití hace seis años

El máximo goleador del fútbol nacional en esta temporada, Carlos “Caballo” Saucedo, espera tener su chance el martes contra Haití, un seleccionado al que ya le anotó un gol hace seis años en el Tahuichi, sede del amistoso contra los caribeños.

Esperando que el director técnico de la selección, César Farías, plantee un equipo con mucho volumen ofensivo, Saucedo sabe que tiene chances de jugar. Si no es desde el inicio, en la segunda parte es casi un hecho, como sucedió en el anterior encuentro con Venezuela, en Caracas, aunque el partido a esa altura ya estaba definido (ingresó a los 22’ST).

En febrero de 2013, Caballo fue titular en la Verde, cuando en aquella oportunidad el técnico era Xabier Azkargorta, que decidió poner al goleador junto a otro nueve, ni más ni menos que Marcelo Martins, el segundo máximo anotador en la historia de la selección nacional.

Saucedo marcó de cabeza tras un centro de Ruddy Cardozo, luego el segundo tanto para la Verde lo hizo Gualberto Mojica, que no está convocado, es más, Caballo es el único que queda del equipo que enfrentó a Haití en 2013.

Si Farías se anima a jugar con dos nueves, el máximo goleador del torneo local (tiene 13 tantos) puede acompañar a Gilbert Álvarez, que viene de anotar el único gol frente a Venezuela.

En Portada