Pasar al contenido principal
PÁGINA SIETE

San José humilla a un desdibujado Bolívar en el Hernando Siles

Un desdibujado Bolívar cayó ayer por 4-1 frente a San José y perdió la oportunidad de mantenerse como puntero del torneo Clausura.

“Menos mal que no entrenaron”, comentaba la afición de la Academia sobre el rendimiento que mostró el equipo orureño en el encuentro de ayer. Habrá que recordar que durante toda la semana el equipo no hizo ninguna práctica en protesta por una deuda salarial.

Los santos dieron muestra de un gran pundonor deportivo, llevan más de tres meses sin cobrar su salario y jugaron como si no tuvieran ningún problema económico.

En cambio, lo de la Academia fue inexplicable. Llegaba de dos triunfos resonantes en la Santa Cruz de la Sierra, pero su rendimiento de ayer dejó mucho que desear porque fue muy displicente.

¿Se habrá confiado Bolívar? Puede que así haya sido. Es más, el propio técnico César Vigevani declaró en la conferencia del pasado viernes que el problema económico que tenían los santos durante la semana podía ir en contra en la parte psicológica de sus dirigidos, algo que se evidenció ayer.

Como los bolivaristas no se animaban a atacar, la visita comenzó a tener la iniciativa y abrió el marcador a los 18 minutos tras un centro de Jair Torrico para el goleador Carlos Saucedo, quien le ganó en velocidad la espalda de su marcador (Adrián Jusino) y sólo tuvo que puntear la pelota para descolocar al guardameta Leonel Moreira.

El segundo tanto de la tarde llegó a los 38 minutos con cabezazo de Jair Torrico, que despejó Moreira en la línea de gol, pero que terminó empujando el defensor Marcos Barrera, ante la sorpresa de toda la parcialidad local y del propio equipo dirigido por Vigevani.

En el segundo tiempo, los Santos dieron otra estocada, con una gran corrida de Ramallo por la izquierda y el cabezazo de Javier Sanguinetti, a los dos minutos.

El descuento llegó a los 25 minutos con un penal ejecutado por Juan Miguel Callejón y Bolívar comenzó a ilusionarse con la recuperación, pero la diferencia era amplia.

El goleador Saucedo puso el cuarto tanto definitivo para su equipo en una jugada personal sobre los 36 minutos.

Bolívar perdió la oportunidad de seguir en la punta, el equipo está clasificado a la Copa Libertadores, pero su irregularidad comienza a llamar la atención.

 

En Portada