Pasar al contenido principal
Geraldine Corrales Arandia

César Salinas asume con el reto de darle estabilidad a la entidad

El nuevo presidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), César Salinas, asumió ayer la presidencia de la entidad nacional con un plan de trabajo en el que destacó que se deben aunar esfuerzos por el fútbol nacional “como un bien mayor”. Con la elección de Salinas para que lidere la nueva era de la institución nacional, también surge como reto darle estabilidad a la gestión federativa, que tuvo cinco presidentes en el último periodo, entre 2014 y 2018.

La nueva estructura

Con el Congreso Electoral celebrado ayer en el salón Cabildo del hotel Los Tajibos, en la ciudad de Santa Cruz, el dirigente paceño  inicia su gestión con una nueva estructura.

El Comité Ejecutivo está compuesto por siete miembros: un presidente, cuatro directores y dos vicepresidentes.

Los primeros fueron electos con Salinas en la plancha, mientras que los vicepresidentes fueron postulados por la Liga y Asociación Nacional de Fútbol (ANF), instancias que desde hoy adoptan la denominación de División del Fútbol Profesional y División del Fútbol Aficionados, respectivamente.

En este sentido, junto a Salinas fueron posesionados Rolando Aramayo y Lily Rocabado por la División de Aficionados, mientras que Antonio Decormis lo hizo por la División Profesional. Por la renuncia de Carlos Estrada al puesto de director de la División Profesional, el cargo aún queda vacante y por normativa deben ser las nuevas autoridades que definan al nuevo ejecutivo.

En cuanto a los vicepresidentes, Marcos Rodríguez fue respaldado por el Congreso Electoral y asumió las funciones como representante de la División del Fútbol Aficionado.

En el caso del ente profesional, resta conocer cómo será designado el vicepresidente de esa instancia, siendo que la reunión de la Liga que debía nombrar al representante se canceló por falta de quórum.

A esta nueva conformación del Comité Ejecutivo también se sumarán los directores general ejecutivo y el financiero, quienes participarán en las reuniones, aunque sólo tendrán derecho a voz.  

¿El fin de la inestabilidad?

Al marcarse el inicio de una nueva era en la FBF, también se debe considerar que todos los cambios deben generar estabilidad  dirigencial, la cual fue prácticamente perdida cuando Carlos Chávez dejó la entidad en julio de 2015.

El cruceño fue electo en 2014, pero por denuncias de presunta corrupción fue aprehendido.

La dirigencia federativa nombró como presidente interino a quien estaba en sucesión,  Marco Ortega, por lo que le tocó ocupar el cargo en un periodo de transición.

De acuerdo a la anterior normativa, en caso de que no se hubiera cumplido más del 50 por ciento del mandato, al siguiente presidente electo le tocaba cumplir el tiempo restante del mismo.

En enero de 2016, la elección se cumplió en Tarija y Rolando López fue elegido.

Era el sucesor de Chávez y por la condicionante en la normativa sólo asumió por dos años. Sin embargo, un año después lo removieron del cargo. López tuvo problemas de orden judicial, aunque los mismos no tenían relación alguna con el fútbol.

En este sentido, por la sucesión, el cargo fue ocupado por Marco Peredo que renunció unos meses después. Hasta la elección de ayer, Carlos Ribera ocupó las funciones como presidente interino y en el periodo entre 2014-2018 fueron dos titulares y tres interinos quienes manejaron la federación nacional.

 

SALINAS POR SALINAS EN THE STRONGEST

El nuevo presidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), César Salinas, tuvo que cesar en sus funciones como titular de The Strongest, por normativa de la entidad federativa. Su lugar en el Tigre será ocupado por Henry Salinas.

César Salinas dejó su cargo como titular del equipo paceño y ahora se encargará de los temas relacionados con la federación nacional.

Henry Salinas, sobrino del presidente federativo, será el que asuma entre hoy y mañana las funciones que dejó el actual titular de la federación nacional.

 

DESTROYERS DIRIMIÓ LAS ELECCIONES DE LA FBF

A la reunión que eligió al nuevo presidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) sólo asistieron 19 de los 27 delegados que fueron acreditados por la Liga y la Asociación Nacional de Fútbol (ANF).

César Salinas terminó arrasando en una votación cerrada que obtuvo la totalidad de los votos que fueron emitidos por los 13 representantes de la entidad asociacionista y los presidentes de seis clubes ligueros: Universitario, The Strongest, Aurora, Real Potosí, Nacional Potosí y Destroyers, que se unió a último momento a Salinas.

Cuando habían transcurrido más de 20 minutos de la hora fijada para el inicio del Congreso, en el salón del hotel Los Tajibos, sólo se habían presentado 18 delegados, por lo que faltaba uno para completar el quórum requerido por el estatuto de la entidad nacional.  Al final, fue el delegado de Destroyers, Robert Blanco, quien fue acreditado como suplente, el que terminó definiendo todo el proceso electoral.

La decisión de los 19 delegados presentes en la sala fue la que definió al nuevo presidente.

Con una votación de 19 a 0, Salinas fue elegido para conducir a la dirigencia del fútbol nacional en el periodo 2018-2022.

Los clubes Bolívar, Oriente, Blooming, Royal Pari, Guabirá, San José, Wilstermann y la Asociación de Fútbol de La Paz no se presentaron, mientras Sport Boys no acreditó un delegado.

 

En Portada