Pasar al contenido principal
Betty Rojas Rodríguez

Ven inviable jugar en una sola sede el torneo Apertura

La posibilidad de que el torneo Apertura pueda concluirse con todos los equipos reunidos en una sola sede es poco viable, según Rolando Aramayo, presidente de la Comisión de Competiciones de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), por el tema de los costos logísticos y la falta de infraestructura.

Esta alternativa fue comentada por el ministro de Deportes, Milton Navarro, y teniendo en cuenta la evolución de la pandemia del coronavirus en el país, con regiones de alto riesgo y otras no tanto, parecía una buena opción; sin embargo, ya en un análisis más a detalle Aramayo puntualiza varios frenos para su puesta en acción.

“Para concluir el Apertura cada club tiene que jugar un total de 14 partidos. Si todos los equipos están concentrados en una sola sede y se juega una fecha completa cada 48 horas, los clubes tendrían que estar entre  30 a 35 días en ese distrito, pagando hospedaje, todos los protocolos de bioseguridad, entre otros gastos”, aseguró Aramayo.

De acuerdo con algunos cálculos, cada club requiere alrededor de $us 4.000 para los temas logísticos por cada partido de local, costo que incluso podría duplicarse cuando se trate de cotejos en el interior.

Si se multiplica este costo por la cantidad de partidos que faltan disputar, un club tendría que invertir un mínimo de $us 56.000. A este monto se debe sumar la inversión que se requiere por los protocolos de bioseguridad, que se calcula sería alrededor de $us 6.000 por mes.  

Además, se tendría que ver que la sede elegida tenga la cantidad de hoteles necesarios para recibir a 14 clubes, infraestructura que también debe cumplir con todos los protocolos de bioseguridad.

Otro de los inconvenientes para poner en acción la alternativa de jugar en una sola sede es la falta de escenarios deportivos suficientes para recibir todos los partidos del fútbol profesional.

“Vamos a suponer que tenemos dos escenarios para jugar, eso significaría que cada 48 horas se debe jugar siete partidos. Los administradores nos van a dar el estadio para dos partidos en el mejor de los casos, un partido previo y el de fondo, entonces tendríamos canchas para cuatro partidos y tres van a quedar flotando, porque no habría escenarios en condiciones para el fútbol profesional”, manifestó Aramayo.

El directivo explicó que cuando se desarrolla la Copa Simón Bolívar en una sola sede, a veces se debe improvisar en los escenarios deportivos, autorizando algunos terrenos que no cumplen con los requerimientos para partidos del fútbol profesional, pero para el torneo Apertura no se puede hacer lo mismo.

“En mi opinión personal no lo veo muy viable, porque tengo la experiencia, vengo del futbol asociacionista y ahí realizamos una serie de torneos de forma acelerada jugando cada 48 horas”, dijo Aramayo, a tiempo de indicar que además para el jugador esta seguidilla de partidos sería agotador.  

Aramayo sostuvo que ésta, como las otras alternativas con las que trabaja la comisión de competiciones será analizada por los clubes.

 

LA FBF TRABAJA EN VARIAS PROPUESTAS

Rolando Aramayo, directivo de la FBF, explicó además por qué la federación aún no presentó una propuesta de la vuelta del fútbol al Gobierno.

“Recién tenemos los protocolos que nos van a permitir decirle al Gobierno cuáles son las medidas de bioseguridad, para respaldar el deseo del Comité Ejecutivo de poder reiniciar los entrenamientos el 1 de julio y empezar el campeonato el 1 de agosto”, explicó Aramayo.

El directivo, sin embargo, recalcó que esta decisión no depende de la FBF, sino del Gobierno. Estos protocolos de bioseguridad precisamente fueron presentados ayer al Ministerio de Deportes para que puedan ser evaluados.

Aramayo también aclaró que la federación trabajó durante estos meses en alternativas para  disputar los torneos de la temporada 2020, con todos los panoramas posibles, ya sea que el torneo reinicie en el mejor de los casos entre julio y agosto, o en el peor en el último trimestre del año, entre octubre y noviembre.

En Portada