Pasar al contenido principal
lanación.com

Lima acogerá primera final única de Copa Libertadores

La Conmebol eligió al Monumental de Lima, estadio más grande del continente para reemplazar al Nacional de Santiago de Chile como sede de la final única de la Copa Libertadores, entre River Plate y Flamengo. Con capacidad para 80.100 personas, su nombre deriva de la imponencia de su construcción. Ubicado en las afueras de la capital limeña y cerca de los cerros que la rodean, el estadio insumió más de 40 millones de dólares y fue inaugurado en el año 2000.

En rigor, bien puede hablarse del Monumental como un “elefante blanco”, ya que se llena una o dos veces por año. Es la casa de Universitario de Deportes, la “U”, uno de los tres clubes más populares de Lima, ciudad que comparte con Sporting Cristal y Alianza. A diferencia de los estadios nuevos, en los que se imponen los asientos por sobre las grandes tribunas de escalones, el Monumental mantiene los paraavalanchas en sus gradas, como los viejos estadios de concreto.

Las razones del cambio

¿Que llevó a Conmebol a volver sobre sus pasos y elegir una ciudad que había sido reemplazada como sede de la final única de la Copa Sudamericana de este mismo año? ¿Por qué decide confiar en un país al que la FIFA sacó la organización del Mundial Sub-17 de 2019? La respuesta está en la escasez de opciones disponibles. Y en la facilidad logística que supone una capital con buena y abundante hotelería, además de vuelos directos diarios tanto desde

Buenos Aires como desde Río de Janeiro.

El Monumental, además, brinda la posibilidad de vender casi 35 mil entradas más que en el estadio Nacional de Santiago. Así, la ecuación económica del partido estaría más que resuelta. Incluso la pérdida ocasionada por el cambio de sede también se compensaría. Claro que habrá que ver cómo se solucionan algunos aspectos organizativos que ya estaban resueltos en Santiago. Por ejemplo, algunas exenciones impositivas.

Así, tanto River Plate como Flamengo cambiaron su itinerario. Para conquistar América deberán viajar a Perú.

 

LA NUEVA OLLA ESPERA POR LA FINAL DE LA SUDAMERICANA

EFE

La “Nueva Olla”, el renovado estadio del centenario Cerro Porteño, en el centro de Asunción, se prepara para hacer historia del fútbol este sábado, cuando acogerá la primera final única de la Copa Sudamericana, que enfrentará al argentino Colón de Santa Fe y al ecuatoriano Independiente del Valle.

También un hecho para los anales de ambos clubes, que por vez primera luchan en una final internacional y cuyas hinchadas, con una aplastante mayoría de argentinos, ya han hecho colgar el “no hay entradas” en el Pablo Rojas, el nombre oficial del estadio ubicado en el popular Barrio Obrero.

Se calcula en 45.000 el número de personas que acudirá el sábado a presenciar el duelo continental, algo que no preocupa a la directiva del “Ciclón”, que en 2017 finalizó unas ambiciosas obras que convirtieron al estadio en el más moderno de Paraguay y en uno de los punteros de Sudamérica.

Merced a aquellas reformas, la “Olla Monumental” pasó a ser denominada por los aficionados de Cerro Porteño la “Nueva Olla”, esa que ahora se vestirá de gala para hospedar la primera final de la Sudamericana que se celebra a un solo partido.

Y es que la anterior capacidad del estadio, de unos 24.000 espectadores, se elevó hasta los 45.000, dentro de un vistoso coso de 92 palcos VIP, doble graderío e instalaciones deportivas de máximo nivel.

En Portada