Pasar al contenido principal
EFE

El "Chasqui boliviano", 26 años y 190.000 kilómetros siguiendo a la Verde

SAO PAULO |

Con un traje típico, pezuñas de cabras en las muñecas y tobillos y la bandera tricolor pintada en su cara, Daniel Aliaga, más conocido como el "Chasqui boliviano", lleva 26 años y 190.000 kilómetros siguiendo a La Verde, una pasión que le ha llevado hasta Brasil para vivir la Copa América 2019.

"¡Ueeeeeh esa Bolivia potente!", es el grito de guerra de este abogado de profesión de 51 años que lleva desde la década de los 90 animando en los estadios a su selección.

Bolivia abrirá el torneo de selecciones más antiguo del mundo contra la anfitriona, Brasil, en el estadio de Morumbí de Sao Paulo.

Cuando faltaban seis horas para el pitido inicial, el "Chasqui" ya estaba en el portón número uno del feudo paulista. Es la estrella del momento.

Los fotógrafos de la prensa le paran, los automóviles le pitan y los aficionados peruanos, brasileños y colombianos que empiezan a llegar a este punto no paran de pedirle selfis. Está en su salsa.

"Desde que era muy niño me encanta mi país, llevo en alto los colores, la tricolor boliviana. (...) Entonces viajo siempre con ese corazón, amando a mi gente, amando a mi país y sobre todo haciendo esto: 'ueeeeeeh esa Bolivia potente'", exclama a Efe.

Vive en La Paz y se apodó "Chasqui", que en la antigüedad era el nombre que recibía los mensajeros de los incas, para propagar por el mundo que Bolivia era capaz de llegar al Mundial de Estados Unidos 1994, como así ocurrió.

De hecho, los momentos más emocionantes que ha vivido con su selección son precisamente las eliminatorias sudamericanas del año precedente, y uno en especial, el partido contra Brasil en La Paz.

"Fue en el '93, cuando el Diablo Etcheverry jugando contra Brasil mete ese gol a Taffarel y se le entra la pelota. Pudo ser suerte un gol así, pero a los cinco minutos Álvaro Peña mete el segundo gol y vibramos todos al unísono gritando", recuerda. Bolivia se clasificaría posteriormente para el Mundial de Estados Unidos, una proeza que nunca más repitió.

Pero el "Chasqui" ha llegado a Brasil con la moral alta. "No gasto mi dinero pensando en que vamos a perder, gasto mi dinero porque vamos a ganar", asevera vestido con una camisa negra de tela tocuyo y lentejuelas en las mangas con los colores de su bandera.

"Y las pezuñas de cabras para hacer esto...", dice mientras agita su cuerpo para que se escuche el chasquido de las mismas.

Asegura que llegar hasta aquí después de 26 años no ha sido fácil. Para su primer partido con la selección fue auspiciado en la institución financiera donde trabajaba, dice.

Ahora, una parte de sus viajes se los financia con los ingresos de su libro "Sueña y volarás", que publicó hace unos años y en el que ha plasmado todas sus aventuras con la Verde.

"La gente me conoce a nivel internacional porque trabajo en diferentes partes, ayudo a la gente y mi próxima meta es ser el defensor del pueblo de mi país", revela.

Confía en dar la sorpresa esta noche ante los dueños de casa porque, a su juicio, "los brasileños están de capa caída".

"No les gusta la colera que están usando porque es la colera con la que perdieron en el Maracanazo contra Uruguay", afirma en alusión a la camiseta blanca con la que la selección brasileña jugará esta noche y que no usa de manera regular desde esa final del Mundial de 1950.

"Yo creo que estoy esperanzado para que a mi selección le vaya bien porque hay una nueva generación de bolivianos que quieren ver a su patria, Bolivia, ganar", indicó.

Sus favoritos del actual elenco dirigido por Eduardo Villegas son el portero Carlos Lampe ("Ha parado a muchos jugadores como Messi") y el delantero Marcelo Moreno Martins.

"Mi pueblo es un pueblo muy patriota, entonces nos unimos por una camiseta y nos unimos por un balón, eso hace mucho. Hay mucha gente que esta esperanzada con que Bolivia gane, pero la verdad es que estamos muy contentos de inaugurar esta Copa América", sentenció.

En Portada

  • Diálogo intenso entre el Gobierno y el MAS para pacificar el país
    Ante la crisis política y social que aqueja al país desde las elecciones del 20 de octubre de 2019, el 10 de noviembre se inició una serie de reuniones para la pacificación en Bolivia. La Conferencia Episcopal de Bolivia (CEB) es la encargada de llevar adelante las negociaciones, acompañada de la...
  • Yapacaní: usan métodos de las FARC para enfrentar a la Policía y FFAA
    Los enfrentamientos en el municipio de Yapacaní, donde parte de la población se moviliza violentamente en rechazo a la renuncia del expresidente Evo Morales, permitieron a la Policía detectar prácticas similares a las utilizadas por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Se...
  • Más de 65 industrias en Cochabamba paran al no tener combustible
    Por lo menos 65 industrias cochabambinas han detenido sus labores afectadas por la falta de combustible tras la ruptura del gasoducto Carrasco-Valle Hermoso en la zona del trópico cochabambino, y, según la información que se tiene, la paralización continuará al menos por siete días más. Así lo...
  • Ortiz pide que sesión que eligió a Copa como presidenta del Senado sea nula
    El senador Oscar Ortiz, de Unión Democrática (UD), denunció que la sesión en el Senado en pasadas horas, oportunidad en que se eligió a la nueva presidenta, “no fue válida”, por lo que presentará un pedido de nulidad ante el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) para que ordene una nueva...
  • Mueren pollos traídos en avión a Cochabamba
    Más de 150 mil pollos bebé que fueron traídos por vía aérea desde Santa Cruz llegaron muertos al aeropuerto de Cochabamba, según reportó la Asociación Departamental de Avicultores (ADA). Esta camada fue solicitada a las incubadoras de Santa Cruz por tres empresas avicultoras cochabambinas, que...